Salmo 94: Oración clamando por venganza

¿Por qué nosotros insistimos en tratar de aparentar lo que no somos?  Son muchas las ocasiones que queremos encubrir nuestras emociones en un momento dado.  Pero a Dios no se le puede engañar y que mejor que con Dios para ser y mostrar lo que sentimos ya que de cualquier manera él nos conoce perfectamente bien.  En ocasiones en nuestro corazón hay deseo de venganza, alguien nos ha hecho daño y nos gustaría devolver mal con mal.  Pero la gran diferencia consiste en el hecho de que aquél que es hijo de Dios le deja la venganza en las manos de Dios.

Vez tras vez vemos en los salmos que seres humanos como nosotros fueron los que lo escribieron.  Eso para mí le da autenticidad y me permite acercarme a ello sabiendo que no fueron unos santurrones sino seres de carne y hueso como nosotros.  Todos en algún momento de nuestra vida hemos sentido como el salmista.  “¿Hasta cuándo los impíos, hasta cuándo, oh Jehová, se gozarán los impíos?  ¿Hasta cuándo pronunciarán, hablarán cosas duras, y se vanagloriarán todos los que hacen iniquidad?”  Es difícil quedarse callado con Dios cuando uno ve que el pueblo sufre a manos de estos hacedores de maldad.  Y los primeros pensamientos que nos vienen a la mente no son pidiendo por su conversión sino clamando por su destrucción.  Pero Jesús enseño un camino diferente.  ¡Qué difícil es seguirlo!

El salmista le habla directamente a aquellos que hacen maldad y se creen que Dios no los ve.  Dios los ve y a su tiempo y momento los reprenderá y castigará.  Por eso es que no nos debemos molestar cuando Dios decide corregirnos porque a través de esa corrección escapamos la destrucción eterna.  Esto es si escuchamos a Dios y hacemos lo que él desea que hagamos para nuestro bien.  “Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, y en tu ley lo instruyes, para hacerle descansar en los días de aflicción, en tanto que para el impío se cava el hoyo.”  No nos equivoquemos, Dios nunca abandonará a su pueblo.  “Porque no abandonará Jehová a su pueblo, ni desamparará su heredad . . .”   Él siempre estará con nosotros y nunca nos dejará.

Es refrescante ver como nos podemos acercarnos a Dios tal y como somos.  Le podemos expresar los triunfos y las alegrías pero también podemos expresarle las experiencias negativas y pedirle a él que nos haga justicia.  ¡Que bueno es servirle al Dios que nos comprende y nos busca al lugar que nos encontramos!  ¡Aleluya! “Mas Jehová me ha sido por refugio, y mi Dios por roca de mi confianza.”

About these ads

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s