Marcos 4: Parábolas que Jesús contó

Anteriormente hemos dicho que Marcos es el evangelio de la acción.  Sin embargo, aquí vemos como en el capitulo 4 se detiene por unos momentos a compartir algunas de las parábolas de Jesús.  A diferencia de Mateo y Lucas, Marcos le dedica poco espacio a las parábolas pero mucho a milagros como los otros evangelios.  Esto evidencia la predilección del autor a la acción por sobre la palabra y por eso es que yo me identifico con él.

La primera que relata es la famosa parábola del sembrador.  Si algo me acuerdo de mi niñez en la Escuela Bíblica son las imágenes en los materiales de ilustración para la clase sobre el sembrador que salió a sembrar.  Es una historia maravillosa que no tenemos que investigar porque Jesús mismo posteriormente nos dice el significado.  La semilla cae en diferentes clases de terreno y conforme al terreno, murieron o no da fruto o en el ultimo caso crece y prospera.  Esto se compara con el compartir la palabra de Dios y los resultados que esto da.  Es de particular interés el hecho de los que dan fruto lo hacen a diferentes factores de treinta, sesenta y al ciento por uno.  Esta realidad la vemos hoy en día con los resultados de la labor individual de aquellos que compartimos su Palabra.  Los frutos son a diversos niveles pero la pregunta que me hago es a que nivel estoy yo.  No desde punto de vista de importancia sino del hecho de si estoy dando al  nivel que fui llamado a dar.  No hay nada malo en ser uno de treinta o sesenta.  Lo que esta mal es ser uno de treinta cuando Dios nos hizo para sesenta o uno de sesenta cuando debemos ser al ciento por uno.  ¿En donde estoy yo?  ¿Estoy cumpliendo con el diseño de Dios para mí?  ¡Ayúdame Señor a dar fruto al nivel para el cual tú me diseñaste!

Lo otro que me impresiona del pasaje es el hecho de que Jesús señala que el usa las parábolas con respecto a los que están afuera “para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan y les sean perdonados los pecados.”  ¿Que de las teorías de que todo el mundo se salva?  ¿Que acerca del hecho de que Jesús dice “para que no se conviertan”?  Ya sea que tienen sus corazones endurecidos como el faraón o  son del establecimiento religioso que Jesús tanto criticó, el hecho es que hay gente que el Hijo de Dios no desea que perciban, entiendan, conviertan y reciban perdón de pecados.  Tal vez porque estos son de los que no entran ellos, pero tampoco quieren dejar entrar a otros. 

La ultima parábola del pasaje que quiero mencionar es la del crecimiento de la semilla.  La regla principal del estudio de una parábola es buscar la verdad principal y no hacer un tratado teológico de los detalles.  En este caso creo que es acerca la descripción del reino de Dios y como crece a su tiempo, velocidad y sin que nadie sepa cómo.  Recordemos que el reino de Dios esta en los corazones de aquellos que creen.  La obligación nuestra es sembrar la semilla, Dios dará el crecimiento a su tiempo, pero llegado el momento recogeremos el fruto de la palabra sembrada.  Esto lo he visto vez tras vez.  Tenemos que confiar que su palabra nunca regresa atrás vacía y que nuestra obligación es sembrar porque el nos dará la oportunidad de recoger el fruto a su tiempo.  Mi petición a Dios es que no me desanime, que predique las Escrituras y que sepa esperar el tiempo de Dios para poder participar también en la siega.

Leave a comment

Filed under Vida de Jesús según Marcos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s