Marcos 5: El endemoniado gadareno y Jairo

Hace un tiempo atrás tuve la oportunidad con mi hijo de visitar Israel en el viaje del Seminario de la Alianza en Nyack.  Uno de los sitios que visitamos fue Kursi, que es el sitio donde probablemente los eventos de la historia del endemoniado gadareno pasaron.  En aquel lugar hoy en día existen las ruinas de una iglesia bizantina.  Las sinagogas y templos se construían hacia el oeste para representar la creación proveniente del agua.  Sin embargo, estas ruinas miran hacia el este hacia el sol naciente.  Normalmente había una apertura en esa dirección en la pared con cristales para que el sol mañanero iluminara la capilla representando la resurrección de Cristo.  Nosotros fuimos creado pero mas importante que eso es que seremos resucitados porque el resucitó.  De eso es lo que trata el Nuevo Testamento.  La vida nuestra cambia, nosotros somos transformados, y también somos liberados porque Él resucitó al tercer día.

 Este lugar no es uno frecuentado mucho por los visitantes de Israel.  Pero fue uno de los que mas me impactó.  Allí estaba el desembarcadero, las tumbas judías y la iglesia.  Pero más importante que eso es el hecho de que allí un hombre fue liberado de lo que lo atormentaba, de lo que lo tenía cautivo.  Allí, es el lugar, donde los demonios salieron y entraron a los cerdos.  Es el lugar donde finalmente cuando la gente viene a ver lo que ha pasado, encuentran al endemoniado sentado, vestido y en su juicio cabal.  Puedo tratar de imaginarme como se sentiría él.  Maravillado, liberado y agradecido.  De hecho quería quedarse con Jesús pero él lo manda a que regrese a los suyos y les contará las grandes cosas que el Señor había hecho.  Que lección para todos los que el Señor ha tenido misericordia.  Yo tengo que convertirme en vocero de su gracia.  Donde quiera que esté debo de contar las grandes cosas que el ha hecho por mí.

 Vemos ahora a reacción de la gente.  En vez de pedirle Jesús que se quede le piden que se vaya.  El pasaje nos dice la razón y era que tenían miedo.  Lo asombroso es que reconocen que una increíble transformación ha sucedido y en vez de pensar tal vez esto puede ser para mí, lo que piensan es no lo entiendo, no es normal, por lo tanto tengo miedo así que se debe de ir.  Sin embargo mas adelante en el pasaje, Jairo sin importar su posición en la comunidad reacciona diferente y va a donde Jesús, se postró a sus pies y le pide que sane a su hija.  Aquí vemos que el amor de un padre a su hija es mas grande que cualquier prejuicio o miedo a lo desconocido.  Jairo pensaría si sano a otros, si echo fuera demonios, el puede sanar a mi hija y no me importa nada mas que mi hija.  Ojala que siempre ante lo desconocido, sobreponga mis miedos y mis dudas y permita a Jesús que actué a mi favor, sin tratar de encajonarlo con mis ideas de como debería ser. ¡Amén!

Leave a comment

Filed under Vida de Jesús según Marcos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s