Marcos 6-7: Jesús sigue demostrando que es Dios

Marcos nos continúa llevando a un paso agitado.  No deja de sorprenderme su habilidad en mostrar que Jesús no pierde el tiempo, sino que su vida es un continuo ministrar.  Con razón el tiene la necesidad de apartarse.  En cinco ocasiones diferentes Marcos hace notar que Jesús llevo a sus discípulos a un sitio tranquilo, para escapar de la presión de la multitud.  Esto dos capítulos son vez tras vez una demonstración de poder y autoridad para que no quede duda quien es él.  Comienza enseñando y es claro que no es un hombre común cuando decían: “¿De donde tiene este estas cosas?  ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?”  Así que él no solo hacia cosas que no son comunes sino que también las decía.  Pero los que estaban allí en Nazaret no podían desasociarlo con José, María, hermanos y hermanas.  Así que no importaba lo extraordinario de su obra y su enseñanza, el no tenía ninguna oportunidad con ellos.  Por eso es que Jesús dice que “No hay profeta sin honra sino en su propia tierra.”  En ocasiones uno tiene que marcharse para alcanzar el reconocimiento.  Esto no es porque uno desea enorgullecerse o para que se les trepen los humos sino en ocasiones ese reconocimiento permite ganar acceso para ser escuchado cuando uno habla acerca de la misericordia de Dios con la humanidad.

El otro asunto es que comienzan a haber otros protagonistas.  Jesús envía a los doce y estos comienzan a hacer lo mismo que él hacía.  Ellos comienzan a predicar arrepentimiento, a echar fuera demonios y a sanar enfermos.  ¿Por qué no vemos esto mas frecuente en los discípulos de nuestros tiempos?  Muchos tienen miedo de predicar por no ofender, otros ni oran por enfermos por temor a que no se sanen y ya ni se hable de tener un encuentro de poder con fuerzas espirituales porque no nos sentimos seguros de que saldremos victoriosos.  ¿Por qué ellos si y nosotros no?  ¿Eran mejores ellos?  No lo creo porque la autoridad viene de Jesús y es el mimo hoy como dos mil años atrás.  Solo debemos hacerlo y confiar que la obra no es nuestra sino de Dios y mostrar su misericordia y su compasión.  Pero, ¿cómo se muestra esa compasión de Jesús?  Casi siempre la asociamos con alimento físico pero el 6:34 nos dice: “. . .y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor,  y comenzó a enseñarles muchas cosas.”  O sea, no es solo cuando le da de los panes y los peces sino también cuando les enseña que Jesús muestra su compasión.  Jesús, enséñanos a balancear los dos aspectos de tu compasión para que alimentemos a las multitudes que lo necesitan tanto con comida física como comida espiritual.

Leave a comment

Filed under Vida de Jesús según Marcos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s