Marcos 15: Jesús es crucificado

Ya anteriormente también había hablado de Marcos 15 bajo la serie de Panorama Bíblico. En aquella ocasión el enfoque fue sobre el juicio de Jesús por el gobernador romano. Ahora quisiera meditar con respecto a los diferentes reos que se ven en este pasaje. El primero de ellos lo es Barrabás, un criminal condenado a muerte por haber cometido homicidio en una revuelta. El es una de las alternativas junto a Jesús que Pilatos ofrece a la multitud para liberar conforme a su costumbre durante la fiesta. Pilato les dice: ¿Jesús o Barrabas? Y la multitud escoge al homicida en vez de escoger al inocente. ¿Por qué esto es así? El pasaje nos habla como los principales sacerdotes incitaron a la multitud en esa dirección. Pero hay algo divino en esa decisión, el inocente va a morir en lugar del culpable. El justo va a ser sacrificado por el injusto, tal como en la antigüedad, cuando un cordero sin mancha era presentado en sacrificio en lugar del transgresor. La sangre derramada por el cordero cubría simbólicamente los pecados y la maldad de la persona que ofrecía el sacrificio.  Yo pude haber sido Barrabás. Yo fui el causante de la muerte de Jesús. La cruz en el Gólgota era para mí. Yo era el transgresor, yo era el pecador pero sin embargo Jesucristo vino a ocupar mi lugar. Por eso es que tengo la oportunidad de ser reconciliado con Dios.

En el monte había otros dos criminales y ambos comenzaron el día insultando a Jesús. “Si eres verdaderamente el Hijo de Dios sálvate a ti mismo” decían. En otros pasajes paralelos se nos relata de como uno de los ladrones impresionado por lo que ve en la cruz, decide más tarde reconocerlo como Rey. Es curioso ver como un reo en las peores circunstancias, donde no puede esperar nada a cambio aquí en la tierra, decide reconocer a aquel hombre que lo crucificaban junto a él, como Rey que viene.  Y no solo eso, sino que Dios mismo le revela un Reino futuro del cual el ladrón quiere participar. ¡Qué obra maravillosa esta sucediendo en aquel lugar! No solo la humanidad recibe la oportunidad de ver al Hijo de Dios, sino que puede también ver su obra redentora. Aquel ladrón jamás pensó que aun al mismo borde de la muerte había la oportunidad de ser justificado por la sangre preciosa derramada por Jesús en la Cruz. Hay algo que para mi esta claro, no importa donde yo esté o lo que haya hecho o lo que sea, siempre Dios esta dispuesto a perdonarme. Siempre hay esperanza, siempre hay la oportunidad de salvación, siempre existe la posibilidad de reconciliación.

Por otro lado también, si no reaccionamos apropiadamente existe la posibilidad de perdición y condenación.  Eso es lo que vemos en el otro ladrón.  Delante de él, se esta desarrollándose la culminación del plan de redención del hombre, no lo reconoce y lo único que piensa es para allí, para aquel momento cuando le pide que se baje de la cruz, se salve y los salve a ellos.  Tiene ojos, pero no ve.  Tiene oídos pero no oye.  ¿En cual de los dos campos estas tú?

Leave a comment

Filed under Vida de Jesús según Marcos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s