Hechos 16: El llamado de Pablo a Macedonia y el encarcelamiento en Filipo

Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa. (v.31)

Este es uno de mis pasajes favoritos en Hechos.  Pablo y Silas salen de viaje misionero (el segundo de Pablo), se llevan con ellos a Timoteo y a Lucas (las frases procuramos, vinimos, estuvimos) con una agenda para ir a Asia pero el Espíritu Santo no se los permite.  El pasaje dice que “les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia”.  Es interesante como la lectura de las escrituras abre el pensamiento a nuevas ideas.  Tenemos la idea de que hay que predicar el evangelio a tiempo y fuera de tiempo pero aquí vemos como no era el momento para Pablo ir a Asia porque había otros planes.  Dios desea en aquel momento guiar a Pablo hacia Macedonia, le da una visión para que lo entienda y éste inmediatamente obedece.  Aún donde y cuando se predica el evangelio tiene que estar sujeto a la dirección del Espíritu Santo.  Solamente podemos especular las razones pero el hecho es que el resultado fue el inicio de la predicación del evangelio en el norte de Grecia.  Tal vez la aplicación para mi vida es que tengo siempre que estar abierto a la dirección del Espíritu según me guía en todos los aspectos de mi vida.  Nunca he tenido una visión, pero aún sin ella, tengo que dejarme guiar por él.  Tenemos que pedirle a Dios que nos ayude a entender su voluntad.

Nos movemos entonces a Filipo que era una colonia romana en Macedonia.  Los soldados romanos, como pago al finalizar su servicio militar, recibían tierra para que se establecieran.  Así que aquel lugar, lleno de ex-soldados, definitivamente era leal al imperio.  Es en aquel sitio, donde Pablo y Silas, luego de echar fuera el espíritu de adivinación de una muchacha, son arrestados y echados a la cárcel luego de ser azotados.  Desde joven me imagino la escena.  Están en lo más profundo de la prisión, y les pone los pies en el cepo para asegurarlos aún más.  ¿Qué haríamos la mayoría de nosotros? Yo se lo que yo haría, quejarme, preguntarme porque a mí, orar con desesperación y clamar que Dios actuara a mi favor.  No se como lo hicieron ellos pero sorprendentemente a medianoche estaban orando y cantando himnos a Dios y los presos los oían.  Y allí Dios decide actuar, hay un terremoto, las puertas se abren y las cadenas se sueltan.  Un milagro ha sucedido, así que ¿qué haríamos inmediatamente tú y yo?; lo obvio, que es escapar.  Pero no, ellos se quedan allí porque un milagro más grande va a suceder.  El carcelero, sabiendo que el castigo de dejar escapar presos bajo su custodia es la muerte, se va a quitar la vida pero Pablo lo detiene diciéndole que todavía estaban allí.  Entonces viene la pregunta culminante de esta historia que hace el carcelero, “¿qué debo hacer para ser salvo?”  La respuesta no se hace esperar “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

Esta respuesta me sostuvo por muchos años.  Cuando vine a Jesucristo, mi primera preocupación fue compartir con mi padre el evangelio.  Al finalizar la conversación, el me dijo que no, pero siempre estuvimos orando por muchos años toda la familia hasta que un día, en su tiempo, papi vino al Señor. Lo que me sostuvo durante todo ese tiempo en oración fue este pasaje.  Dios no solo me quiere salvar a mí sino que también quiere salvar a los miembros de mi casa.  Todos los de mi casa conocen al Señor.  Tomo muchos años pero finalmente pasó.  Nunca debemos de dejar de orar por la salvación de nuestra casa porque aquel que causo el terremoto y abrió la prisión es el mismo que desea traer nuestra casa a Él.

Leave a comment

Filed under Vida de Pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s