Hechos 26: Pablo le cuenta la historia de su vida a un rey

Este pasaje no es en Cesárea de Filipo.  Esto es en Cesárea Marítima.  Esto fue una ciudad construida por Herodes que ha sido desenterrada en Israel la cual tuve la oportunidad de visitar.  Es una ciudad modelada al estilo de los griegos.  Contenía un hipódromo y un teatro que daban hacia el mar.  En el centro de la ciudad estaba el gran templo en honor a Augusto Cesar.  Esto es importante porque el mensaje que se quiere dar es que Cesar es el salvador.   En el majestuoso hipódromo de la ciudad se llegaron a celebrar hasta los juegos olímpicos de la antigüedad ya que Herodes se convirtió en el patrón de ellos.  Allí se celebraban carrera de carruajes de caballo, luchas de gladiadores e inclusive se les dio muerte a cristianos al principio de los periodos de persecución.  En el lado sur del hipódromo, a la orilla del mar, se encontraba el gran palacio de Herodes con todo su lujo y esplendor. Se ven aún los restos de una monumental piscina dentro del palacio que el construyó para tener peces dentro de su casa.  Muchas partes del palacio se encuentran bajo el agua del mar hoy en día.  Esta ciudad era la puerta de todo lo que venía de Roma para Palestina porque no sólo era la entrada del mar para el área sino que había sido construida en la gran vía costera de Palestina que se movía de Egipto hacia los montes del Líbano.  La importancia de esta ciudad en las Escrituras es que allí se inició el cristianismo a los gentiles con la visita de Pedro a Cornelio en el capitulo 10 de Hechos.  Es allí también, donde Pablo en el salón de audiencias del gran palacio, que se había convertido en la residencia del gobernador de Palestina, se defiende ante el gobernador romano Festo y el rey Agripa. 

Pablo, luego de dar su testimonio insta al rey Agripa a que crea.  Este reacciona con la famosa frase: “Por poco me persuades a ser cristiano”.  Y es que su modelo de salvación era diferente al de Pablo.  Para Agripa, su modelo de salvación era el griego, uno sin rumbo o metas, solo en búsqueda del desarrollo personal, pasarla bien y desarrollar el cuerpo y la mente.  Para el gobernador Festo, su modelo de salvación era el romano, uno de orden y diseño.  Estar fuera del orden romano era estar perdido.  La vida era una de problemas y caos que necesitaba ser salvada a través del orden que traían las ciudades y cultura romana.  La salvación venía por ser parte de ese orden.  Pero para Pablo, la salvación viene de la total dependencia en Jesucristo.  Había sufrimiento en esa salvación, pero era para aquellos que nos identificaban con el Cristo crucificado y resucitado al tercer día.  Esto no podía ser comprendido por Agripa o Festo, porque el primero quería vivir una vida independiente, no tener que responder a nadie, y el segundo no podía vivir en ese tipo de vida impredecible. 

Nuestro tiempo moderno se caracteriza por la salvación al estilo de Agripa.  Todo en nuestro tiempo es con respecto al individuo, a como yo voy a realizarme, como yo voy a ser feliz.  Cuales son mis derechos, quien los violó, a quien voy a demandar porque siempre soy la víctima.  La vida de negarse a si mismo, tomar nuestra cruz y seguir a Jesús es algo difícil de aceptar para Agripa y dos mil años mas tarde para muchos en nuestro tiempo.  Al fin al cabo, no queremos dar el control de nuestras vidas a Dios y vivir confiados bajo su sombra y poder.  Agripa no se persuadió y un por poco nos es suficiente para entrar al reino de Dios.

Leave a comment

Filed under Vida de Pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s