Esdras 9: Oración de confesión de Esdras por el pecado del pueblo

Si la oración de Josafat era una oración modelo, aquí tenemos un modelo de una oración de confesión.  Primeramente, los príncipes se acercan a Esdras reconociendo que ellos y el pueblo no han obedecido el mandato de Dios que les prohibía mezclarse con los pueblos que les rodeaban y que habían participado de sus pecados.  Segundo, Esdras se humilla delante de Jehová “Cuando oí esto, rasgué mi vestido y mi manto, y arranqué pelo de mi cabeza y de mi barba, y me senté angustiado en extremo.”  Este acto, que no acostumbramos hoy en día, solo era una muestra exterior de la angustia que Esdras sentía por lo que claramente estaba en contra de las enseñanzas de Dios.  Tercero, gente que pensaban como él, “Y se me juntaron todos los que temían las palabras del Dios de Israel”, se juntan reconociendo que se han apartado de las enseñanzas de las Escrituras.  Cuarto, en la oración reconocen lo que han hecho y sus consecuencias, “Henos aquí delante de ti en nuestros delitos; porque no es posible estar en tu presencia a causa de esto.”  Por último, como resultado de la oración, deciden no continuar pecando y remediar la situación para vivir conforme a lo que las Escrituras enseñaban.  Es interesante observar que en la oración no se usa en ningún sitio la frase de que “perdones nuestros pecados” sino que lo que se hace es actuar en la dirección de remover la condición de pecado del medio del pueblo.  En otras palabras, una cosa es pedirle perdón a Dios por haber robado, pero esto no haría sentido si inmediatamente después, yo no voy y devuelvo lo robado.  Aunque en la oración de Esdras las palabras de pedir perdón no se encuentran, las subsiguientes acciones muestran que la confesión había sido sincera y que enmendarían lo que habían hecho mal.

La otra cosa que hace Esdras en su oración es reconocer que aunque el pueblo había pecado, Dios era fiel y en su misericordia, un remanente se había salvado, “Y ahora por un breve momento ha habido misericordia de parte de Jehová nuestro Dios, para hacer que nos quedase un remanente libre, y para darnos un lugar seguro en su santuario, a fin de alumbrar nuestro Dios nuestros ojos y darnos un poco de vida en nuestra servidumbre”.  Aunque su pueblo no le sea fiel a Dios, Dios siempre es fiel a su pueblo.  Cuando nos apartamos, él siempre esta buscando darnos oportunidades para que nos reconciliemos.

Pienso que lo más difícil de cuando confesamos nuestros pecados y pedimos perdón es la parte de tratar de remediar el mal que hemos hecho.  Ahí es donde perdemos credibilidad como pueblo cristiano, porque es más fácil orar que actuar.  Es cierto que no siempre se puede remediar pero también es cierto que la mayoría de las veces ni lo intentamos.  En esto, hay que reclamar mucha sabiduría de Dios, porque en ocasiones puede ser que la remediación sea peor que el daño que hemos causado.

Leave a comment

Filed under Oraciones de la Biblia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s