Jueces 7: Gedeón conquista su miedo y sus enemigos

¿Puedes imaginarte a un general que justo antes de la batalla su comandante en jefe le diga tienes muchos soldados para combatir?  Eso era lo que le pasó a Gedeón con Dios.  Nuestro Dios es bien claro que su gloria no la comparte con nadie.  Para Dios es importante que el pueblo de Israel entienda que fueron librados por la mano de Dios y no por su propia mano.  Así que Dios le dice a Gedeón que tiene soldados de más y por lo tanto tiene que enviar a sus casas una porción de ellos.  Trescientos fueron los hombres que Dios permitió a Gedeón usar y con ellos Dios le dio la victoria.  Esto me hace pensar si en toda circunstancia le doy la gloria a Dios.  Tenemos que tener cuidado en darle la gloria a Dios en todos los aspectos de nuestra vida.  Al fin y al cabo, “ni las hojas de los arboles se mueven sino es por su poder.”

Es interesante ver que paciente es Dios con Gedeón.  Aún en el día de la batalla, Gedeón tiene temor y Dios le provee una confirmación de que había entregado a los madianitas en sus manos.  Al ver la evidencia, se llena de valor e inicia el ataque en contra de los madianitas.  Yo no culpo en nada a Gedeón porque como él habremos mucho.   No solo queremos ver señales, sino que las queremos ver con cierta frecuencia porque las que vimos anteriormente se nos olvidan y queremos ser refrescados.  Verdaderamente que Dios nos ama porque sin lugar a dudas cualquier otra persona hubiera perdido la paciencia.  ¡Gracias Dios por tu gran amor y misericordia!

Leave a comment

Filed under Líderes del Antiguo Testamento

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s