1 Reyes 3: Salomón recibe sabiduría

El pasaje comienza aclarando que todavía no se había construido casa a Jehová en Jerusalén y añade que “Hasta entonces el pueblo sacrificaba en los lugares altos.”  Esta referencia a lugares altos se encuentra muchas veces cuando se está comenzando a crear conciencia nacional en el pueblo de Israel.  Los lugares altos se utilizaban con muchos propósitos que incluían desde separar el trigo de la cizaña por los vientos que había en estos lugares hasta el construir altares a los dioses.  Estos altares normalmente eran sencillos y consistían de un montón de piedras una encima de otra para que estuviera un poco mas alto que lo que le rodeaba a unos altares cuadrados con las mismas proporciones que el altar en el tabernáculo.  En ocasiones el altar tenía más de una estatuilla o símbolo para adorar dioses específicos.  En Israel había lugares altos para los dioses paganos y lugares altos que se utilizaban para adorar a Jehová.

En uno de estos lugares, Dios le habla a Salomón “Y se le apareció Jehová a Salomón en Gabaón una noche en sueños”.  Hoy en día, Dios todavía habla por sueños.  Hace muchos años atrás, cuando en la escuela intermedia, tuve un sueño que marcó el resto de mi vida con un celo evangelístico.  Vi mucha gente marchando hacia un precipicio, que caían a un lago de fuego, cuando vi a mi mejor amigo en la escuela marchando con el resto de la gente.  Al verme, exclamaba diciendo, por que no le había advertido, por que nunca le dije que se iba a condenar y por que nunca le hablé de Jesús y del camino y que ahora era demasiado tarde.  Luego de repetirse el sueño varias veces con diferentes variantes, desperté agitado y me propuse compartir con otros sobre Jesús para alcanzar a tantos como sea posible y poder cumplir con mi deber de “atalaya”.  En aquel momento nunca pensé que era un sueño de Dios pero ahora que miro hacia atrás realizo cuanto influenció mi vida.  ¿Has tenido alguna vez un sueño que tu entiendes que lo inspiró Dios?

Salomón ya daba muestras de sabiduría antes de que se la pidiera a Dios.  El mero reconocimiento de su desconocimiento muestra sabiduría, “y yo soy joven, y no sé cómo entrar ni salir.”  Uno de los principales problemas que tenemos es que no sabemos lo que no sabemos.  Me explico, nosotros sabemos lo que sabemos (normalmente muy poco), sabemos lo que no sabemos (otro poco) pero el mundo de oportunidades existe cuando tratamos de entrar al área de “no sé, lo que no sé”.    Allí es donde se crea un mundo de posibilidades y oportunidades.  Salomón es suficientemente sabio para reconocer delante de Dios que ni siquiera sabía ni como entrar y salir.  Este sabio reconocimiento le permite pedir lo correcto resultando en una lluvia de bendiciones de parte de Dios.  Por eso mi petición a Dios es que me muestre lo que no sé y debo aprender para entonces iniciar el proceso de búsqueda para aprenderlo.

Leave a comment

Filed under Líderes del Antiguo Testamento

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s