2 Reyes 18: El rey Ezequías es sitiado

Siempre me ha llamado la atención cuando el autor  de una porción de la escrituras comienza una sección con las palabras: “Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre.”  Eso es lo que yo aspiro, hacer lo recto delante de Jehová.  Esto no significa que siempre lo he logrado pero como dijo un autor bíblico, prosigo a la meta.  En ciertas épocas de mi vida, estuve caminando cerca, en otras no tanto, pero siempre Dios ha tenido su mano extendida para recibirme y traerme nuevamente a su lado.  ¡Qué mejor epitafio que uno que dijera “Hizo lo recto ante los ojos de Jehová”!  Y parte de hacer lo recto conlleva no tener dioses ajenos delante de él. 

En las escrituras es claro que Dios no quiere imágenes u otros dioses delante de él.  El es celoso de su nombre y de su gloria.  El rey Ezequías, que era el rey de Judá, precisamente agradó a Dios porque “El quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces le quemaban incienso los hijos de Israel; y la llamó Nehustán.”  Uno de los ídolos que el rey Ezequías destruyo fue la serpiente de bronce.  La misma serpiente de bronce que Jesús hace referencia en Juan 3.  Cuando los israelitas pecaron, Dios envía una plaga de serpientes que los mordían y morían.  Pero Moisés, siguiendo las instrucciones de Dios, construyó una serpiente de bronce que puso en un asta en el medio del campamento, y todo aquel que era mordido por una serpiente, solo tenía que mirar al centro del campamento, a la serpiente de bronce, y se salvaba.  Esos eventos son los que Jesús usa para decir que de la misma manera era necesario que el Hijo del Hombre fuera levantado (en la cruz) para que todo aquel que en él crea, no se pierda mas tenga vida eterna.  ¿Por qué Ezequías la destruye?  Precisamente porque algo bueno con el tiempo se convirtió en otro ídolo que adoraba el pueblo de Israel.  Esto es una gran advertencia para mí, algo bueno (ordenado por Dios) se convirtió en algo malo porque aleja el corazón del Creador.  Dios es celoso y nunca permitirá que algo o alguien ocupe el lugar que él tiene que ocupar en nuestro ser.  Por eso tengo que tener cuidado de darle a Dios el primer lugar de mi vida.  ¡Señor, ayúdame hacer esto!

Las otras frases que capta mi atención son las que dice: “En Jehová Dios de Israel puso su esperanza. . . Porque siguió a Jehová, y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés.”  ¿Es Dios nuestra esperanza?  ¿Lo demostramos siguiéndole, no apartándonos y guardando sus mandamientos?  No hay otro en el cual podamos poner nuestra esperanza que no sea nuestro Dios.  No debemos confiar en amigos, familia, trabajo, estudios, dinero y habilidades, sino reconocer que nuestra esperanza es Jehová de los Ejércitos.  ¿Qué es lo que pasa cuando esto no sucede?  El ejemplo lo vemos en el pasaje.

Dios permitió que Oseas, el rey de Israel, fuera derrotado y el pueblo desterrado “por cuanto no habían atendido a la voz de Jehová su Dios, sino que habían quebrantado su pacto; y todas las cosas que Moisés siervo de Jehová había mandado, no las habían escuchado, ni puesto por obra.”  En el mismo capítulo se nos contrasta un rey con otro y la gran diferencia fue que uno hizo lo recto y el otro ignoró a Dios.  ¿En que lado queremos estar?  Yo sé donde quiero estar.  Yo quiero estar del lado de Dios.

En el viaje a Israel tuve la oportunidad de estar en las ruinas de Laquis.  Esta era una de ciudades fortificadas que fue destruida por los asirios comandados por Rabsaces que luego procedió a Jerusalén.  Fue bien impresionante lo que paso allí, y se entiende por qué, cuando los invasores enfilan sus miras hacia Jerusalén, toda Judá se atemorizó.  Laquis fue destruida y esta era la que protegía el valle que llevaba directamente a Jerusalén. Allí los generales de Asiria, cometen su gran error, no reconocer que Jehová de los ejércitos estaba allí y que jamás iba a ser como en las otras ciudades.  El gran error que hicieron esas tropas extranjeras fue cuando tomaron a la ligera a Jehová.  El tono, el desdén, la burla por el general asirio solo podían resultar en su derrota.  Nunca nos engañemos.  Dios siempre está en control.  Veremos que es lo que pasa mañana cuando discutamos el próximo capítulo.

2 Comments

Filed under Líderes del Antiguo Testamento

2 responses to “2 Reyes 18: El rey Ezequías es sitiado

  1. Nita

    ok a que hor es qu le das update a la pag?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s