Jeremías 38: Jeremías, en prisión, se niega a cambiar su mensaje

Jeremías fue arrestado durante el asedio final de Babilonia a Jerusalén.  Este asedio básicamente duró unos dieciocho meses y como resultado la comida escaseaba de tal forma que algunos judíos llegaron al canibalismo.  Preso en el fondo de una cisterna vacía, Jeremías pudo haber muerto de hambre.  Solamente un extranjero, Ebed-melec fue el que habló con el rey Sedequías para ir y salvarle la vida al profeta.  Esto resultó más tarde que Dios decide salvarle la vida porque “tuviste confianza en mí, dice Jehová”.  Esto me hace pensar que ningún acto de bondad pasa desapercibido por Dios.  Jesús ratifica el mismo principio en Mateo 5:41-42 que dice: “El que recibe a un profeta por cuanto es profeta, recompensa de profeta recibirá; y el que recibe a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo recibirá. Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.”

El mensaje que Jeremías trae es uno difícil y duro.  Para el profeta hubiera sido más fácil simplemente decir los que los príncipes de Judá querían oír, a traer un mensaje de castigo y destrucción.  La única razón por lo cual él lo hace es porque es mensaje de Dios y para Jeremías era mejor morir en las manos del rey a no llevar el mensaje de Jehová al pueblo.  Llevar mensajes difíciles al pueblo de Dios no debe ser divertido pero claramente no tenemos otra opción.  Confiemos que si un día se nos pone a escoger, nosotros siempre decidamos cumplir con Dios y no decirle a la iglesia lo que quiere oír.  No es fácil decirle a la gente lo que no quiere oír.  Pero gracias a Dios que no tenemos que escoger entre dar el mensaje que Dios quiere que demos o la cárcel.

En un momento cuando los príncipes quieren actuar en contra de Jeremías, el rey Sedequías les dice: “He aquí que él está en vuestras manos; pues el rey nada puede hacer contra vosotros.”  Esto me hace pensar: ¿en las manos de quién estaba la vida de Jeremías?  Los hombres piensan que pueden tomar decisiones sobre la vida o muerte de los siervos de Dios pero no saben que aún en las circunstancias más difíciles, Dios sigue estando en control.  Nada le iba a pasar a Jeremías a menos de que Dios lo permitiera, porque él es el que está en control.  Mi vida está en sus manos.  ¡Aleluya!

Lo último que me llama la atención es el hecho de que Jeremías miente al final del capítulo.  El rey le pide que lo haga así que no se si él lo hace por obedecer al rey o porque tenía temor por su vida o por las dos.  Muchos de los líderes del Antiguo Testamento tienen sus momentos de miedo y mentira.  ¿Será porque no es importante o porque Dios nos muestra que a pesar de nuestras limitaciones y faltas, él esta dispuesto a usarnos?  Me da esperanza el saber que Dios usa aún las personas que tienen defectos de carácter para su gloria y honra.

Leave a comment

Filed under Líderes del Antiguo Testamento

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s