Daniel 5: Mensaje de Daniel a una orgía real

Este es el último de la serie sobre líderes del Antiguo Testamento.  Y que forma de terminar mejor que con Daniel.  Cuando niño ese era uno de mis personajes favoritos del Antiguo Testamento.  De las historias de Daniel, la del foso de los leones, el horno de fuego y ésta eran las que mas me impresionaban.  En las primeras dos era por el peligro pero ésta es por los dedos de una mano de hombre que aparece.  Dios tiene formas peculiares de hablarles a los hombres.  Pero de todas ellas, para mí esta es la más increíble.  No porque no crea que sea verdad, desde mi perspectiva la Biblia es inspirada e infalible, sino porque debe haber sido impresionante ver de la nada una mano que esta escribiendo palabras en una pared.  Definitivamente que nadie puede predecir el medio como Dios se va a comunicar y cual será el mensaje.

El rey Belasasar, hace un banquete con los principales de su reino, el vino se mueve en cantidades, pide los vasos de oro y plata que se habían robado del templo de Jerusalén y de allí todo el mundo bebe incluyendo hasta las concubinas.  Luego se ponen a alabar “los dioses de oro y de plata, de bronce, de hierro, de madera y de piedra.”  Licor, mujeres y concubinas, dioses paganos y profanación de los artefactos del templo en Jerusalén fueron lo suficiente para que Dios decidiera que aquel era un buen lugar para comunicar su juicio sobre el reinado de Belasasar. 

Así que aparecieron los dedos que trazaban unas palabras en la pared.  Nadie podía leer la escritura ni menos interpretarla.  ¡Cualquiera se asusta con esto!  Así que no debe sorprender el hecho de que “el rey palideció, y sus pensamientos lo turbaron, y se debilitaron sus lomos, y sus rodillas daban la una contra la otra.”  Así que buscan a Daniel y él no solo las lee sino que las interpreta.  ¡Qué bueno es servirle a un Dios vivo!  Donde otros fallaron, Daniel no falla porque como dice la reina: “En tu reino hay un hombre en el cual mora el espíritu de los dioses santos, y en los días de tu padre se halló en él luz e inteligencia y sabiduría, como sabiduría de los dioses; al que el rey Nabucodonosor tu padre, oh rey, constituyó jefe sobre todos los magos, astrólogos, caldeos y adivinos. . .”  La misma reina reconoce que Daniel esta lleno del espíritu y nosotros sabemos que era del Espíritu Santo.  ¡Qué maravilloso sería que cuando impíos hablen de nosotros se refieran que estamos llenos del Espíritu de Dios!  ¡Ese es el testimonio que quiero guardar! 

Daniel le refresca la memoria con las historias de Nabucodonosor y termina esa introducción diciendo:  “Y tú, su hijo Belasasar, no has humillado tu corazón, sabiendo todo esto; sino que contra el Señor del cielo te has ensoberbecido, e hiciste traer delante de ti los vasos de su casa, y tú y tus grandes, tus mujeres y tus concubinas, bebisteis vino en ellos; además de esto, diste alabanza a dioses de plata y oro, de bronce, de hierro, de madera y de piedra, que ni ven, ni oyen, ni saben; y al Dios en cuya mano está tu vida, y cuyos son todos tus caminos, nunca honraste.”  Vemos claro aquí que Dios espera que nosotros no cometamos los mismos errores de nuestros padres sino que aprendamos de las experiencias de ellos con nuestro Dios y honremos con nuestros caminos a Dios. 

Las palabras en la pared fueron: MENE, MENE, TEKEL, UPARSIN.  Esto quiere decir: “MENE: Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin. TEKEL: Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto. PERES: Tu reino ha sido roto, y dado a los medos y a los persas.”  Nos dice entonces las escrituras: “La misma noche fue muerto Belasasar rey de los caldeos. Y Darío de Media tomó el reino, siendo de sesenta y dos años.”  Algún día nosotros seremos pesados pero en nuestro caso, porque la sangre de Jesucristo nos limpió de todo pecado, no seremos hallados faltos.  Jesucristo ocupo nuestro lugar en la cruz para que en el día del juicio no seamos hallados culpables.  ¡Gloria a Dios por la sangre del Cordero derramada en la cruz para mi perdón y salvación!

Hay un detalle más que resalta para mí en el pasaje.  Es cuando Daniel le dice al rey: “Tus dones sean para ti, y da tus recompensas a otros.”  Vez tras vez vemos que no podemos cobrar cuando Dios nos utiliza para bendecir (o juzgar en este caso) a otros.  No es que el obrero no es digno de su salario (Daniel vivía en el palacio real) sino que nunca debemos decir “págame si quieres ver lo que Dios te quiere decir o para que te sane o para que obre en ti”.  Siempre fue mi deseo poder decir como Pablo a los Tesalonicenses: “¿Acaso no se acuerdan, amados hermanos, cuánto trabajamos entre ustedes? Día y noche nos esforzamos por ganarnos la vida, a fin de no ser una carga para ninguno de ustedes mientras les predicábamos la Buena Noticia de Dios.” 1 Tes. 2:9(NTV).  No sé si siempre lo lograremos, ni cuales son los designios de Dios, o a donde nos encaminamos, pero mientras tanto, a Dios sea toda la gloria y la honra por lo que él ha hecho en mí.

4 Comments

Filed under Líderes del Antiguo Testamento

4 responses to “Daniel 5: Mensaje de Daniel a una orgía real

  1. Nita

    Ojala pueda yo agradar a Dios en el dia de hoy pues me encuentro literalmente en medio d e gente que practica abominaciones y mentiras entre otros. Dios es mi oracion plantar bandera en este lugar ahora y siempre en Tu Nombre amén

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s