Lucas 2: El relato del nacimiento de Jesús

Ya sé, ya sé, no estamos en Navidades, es Cuaresma pero para hablar de la vida de Jesús hay que comenzar con su nacimiento.  Ese nacimiento, no importa la época del año en que meditemos en él, es algo increíble y transformador.  Dios se hizo hombre, naciendo de una virgen, en un pesebre en Belén.

Según las profecías, el Mesías iba a nacer en Belén, la ciudad de David.  José y María estaban en la ciudad equivocada, Nazaret.  Dios utiliza un evento externo, el censo, para llevar a la pareja al sitio correcto para que allí naciera el Salvador del mundo.  ¡Qué sabían las autoridades de aquel tiempo que su censo básicamente había sido ordenado por Dios!  El tiene en su mano los tiempos, las temporadas, y los eventos y todos ellos resultan en que se haga la voluntad de Dios.

Las casas judías de aquella época eran pequeñas y se dividían en cuatro áreas.  Estas estaban hechas de piedra, eran bajas de altura y al uno pasar por sus puertas lo primero que uno se encontraba era una cocina que era también el sitio donde la familia se reunía.  A mano izquierda estaba el cuarto de dormir de la vivienda, en el fondo estaba el cuarto de huéspedes y al lado derecho estaba el cuarto de los animales de la casa.  En específico, uno de los que se guardaban allí era la oveja sin mancha para el sacrificio.  Aunque Reina Valera traduce la palabra en griego “katalyma” como mesón, otras versiones como NVI (Nueva Versión Internacional) utiliza posada, y la versión PDT (Palabra de Dios para Todos) usa el cuarto de huéspedes.  Por la descripción de una casa típica judía, el hecho de que éste era el pueblo de origen de José y por lo tanto familiares y conocidos vivirían allí, y con las tradiciones de hospitalidad del pueblo judío,  creo que José fue a su familia, el cuarto de huéspedes estaba lleno, lo único disponible era el cuarto donde se guardaba el cordero del sacrificio y los animales de la casa, y allí, fue donde nació Jesús y se le puso en el pesebre (cajón donde se le daba de comer a los animales) , que dividía el cuarto principal (cocina) del cuarto de los animales.  Jesús nació en el cuarto del cordero del sacrificio, ¿casualidad?  No creo.

Los pastores son los que reciben las nuevas del ángel del Señor.  Luego aparece un coro celestial alabando a Dios diciendo: “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!”  El comienzo del plan para salvar al hombre, debe de generó una gran fiesta en los cielos y los seres celestiales vienen y lo anuncian para que nosotros también celebremos.  Me hace pensar en Navidades.  ¿Estaré celebrando apropiadamente este evento?  ¿Es acerca de nosotros o es acerca de Dios?  Tengo que asegurarme que en las festividades siempre tenga la justa perspectiva de los acontecimientos.

Falta un evento mas y es cuando Jesús es presentado al templo.  A los cuarenta días, José y María llevan a Jesús al templo a presentarlo de Dios.  Allí Simeón lo ve, el Espíritu le da testimonio y él bendice al niño.  Algo similar pasa con Ana.  Me pregunto, ¿si el Hijo de Dios nos visitara en la iglesia, lo reconocería?  ¿Sería lo suficiente sensible a el testimonio del Espíritu Santo que mora en mí?

Leave a comment

Filed under Vida de Jesús en los otros evangelios

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s