Lucas 24: La aparición de Jesús después de su muerte

Con este blog terminamos la serie de la vida y enseñanzas de Jesús.  Para mí ha sido bueno el estudiar nuevamente a Jesús usando como base Mateo, Lucas y Juan.

En este pasaje encontramos otro grupo de personas que son testigos de la resurrección de Jesús.  Primero, son el grupo de mujeres que van a preparar el cuerpo de Jesús en la tumba.  Encuentran la piedra que cubría la entrada del sepulcro removida y ven que el cuerpo no estaba allí.  Dos ángeles le declaran que ha resucitado y ellas se vuelven a los apóstoles con las buenas nuevas.  Esto está fuera de lo que queremos meditar, pero es interesantes poner los pasajes de la resurrección en los evangelios y en Corintios juntos y luego desarrollar una secuencia de los hechos con esa información.

Los seres celestiales no dicen nada que Jesús no hubiera dicho anteriormente, sin embargo, la reacción de los discípulos es: “Mas a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las creían.”  Yo entiendo que se les olvidarán esas enseñanzas debido a los hechos de unos días antes, pero las mujeres traen un repaso rápido de las mismas, pero ellos insisten que es locura.  No sé si los puedo culpar.  Aunque eran buenas noticias, uno siempre tiene el temor de ilusionarse y descubrir mas tarde que uno estaba equivocado.  Espero que Dios me ayude a nunca limitar lo que yo pienso que Dios puede hacer.  Al fin y al cabo, ¿acaso no es Dios?

El próximo relato es en el camino de Emaús.  No me deja de sorprender el hecho de que estos dos discípulos, que sólo se identifica uno de ellos, pudieron estar tanto rato hablando con Jesús inicialmente sin reconocerlo.  Las escrituras nos dicen:  “Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen.”  ¿Vedados por quién?  La versión Dios habla Hoy (DHH) lo traduce: “Pero aunque lo veían, algo les impedía darse cuenta de quién era” y la Traducción en lenguaje actual (TLA) dice: “pero ellos no lo reconocieron.”  Si fue Dios quién lo impidió inicialmente, probablemente sería para que la enseñanza pudiera pasar, ya que si lo hubieran reconocido inmediatamente, no creo que hubieran escuchado nada más.  El hecho es, que tuvieron el honor de ser parte de una clase de escuela bíblica que duró de dos a tres horas, toda relacionada con la resurrección. No puedo imaginar, que dos discípulos de Jesús, tres días mas tarde de su muerte, no pudieran reconocer a su Maestro sin intervención divina con un propósito.  Cuando ellos regresan, de dos a tres horas mas tarde, encuentran a los discípulos “que decían: Ha resucitado el Señor verdaderamente, y ha aparecido a Simón.”

Jesús ahora se le aparece a todos ellos.  Les muestra que no es un espíritu, les dice que le toquen y que le den de comer, y luego “Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras . . .”  Es interesante ver que uno no entiende las escrituras sino es porque el Espíritu en nosotros nos las muestra y nos da entendimiento.  Tuve un profesor de Humanidades en el Colegio de Mayagüez que tenía un buen conocimiento de las escrituras.  Sin embargo, este conocimiento era académico, no creía y hasta en ocasiones se burlaba del contenido de la Palabra.  Buen conocimiento, pero ni siquiera se acercaba al conocimiento de Dios, debido a que su acercamiento a las escrituras era uno de qué error encuentro y no uno de fe.  Solo el Espíritu Santo morando en nosotros nos puede dar entendimiento de lo que Dios nos dice allí.

El pasaje termina con Jesús ascendiendo al cielo.  Yo espero algún día verlo venir de la misma manera y marcharme con él cuando el vuelva a buscar a todos los que hemos creído en él.  ¡Qué momento tan glorioso será este!  Por eso es que cantamos:

Cuan gloriosa será la mañana,

Cuando venga Jesús el Salvador,

Las naciones unidas como hermanas,

Bienvenida daremos al Señor.

No habrá necesidad, de la luz el resplandor,

Ni el sol dará su luz, ni tampoco su calor.

Allí llanto no habrá, ni tristeza ni dolor,

Porque entonces Jesús el rey del cielos,

Para siempre será consolador.

Leave a comment

Filed under Vida de Jesús en los otros evangelios

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s