Génesis 12: Dios llama a Abram

Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré. . . y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.  Génesis 12: 2,3

Comenzamos una nueva serie de catorce pasajes con el tema de Abraham, Isaac y Jacob.  El sitio mas obvio para comenzar es con el llamamiento de Abram.

Las escrituras aquí comienzan anunciando que Abram me va a bendecir.  El pasaje dice: “. . . y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”  Eso significa que Abram me bendijo a mí por obedecer a Dios.  ¿Cómo lo hizo?  Porque de la obediencia de Abram salió el pueblo de Israel y de este nació el Mesías que es el Salvador prometido por siglos.  Todo esto comenzó simplemente porque Abram responde al llamado que Dios le hace.  Dios en ocasiones solo requiere mi obediencia y no necesariamente mi comprensión.  En nuestra cultura, en la última generación, hay esta idea de rechazo a la autoridad y que yo tengo el derecho de expresar mi espiritualidad de la forma que quiera y convenga.  Eso está bien si estuviera hablándole a un igual, pero hay un pequeño detalle, Dios es el Creador y Señor del Universo y por lo tanto puede pedir sin explicar y la reacción apropiada nuestra debe ser obedecer tal y como lo hizo Abram.

Otra cosa que el pasaje señala es el hecho que “. . . era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.”  Esto definitivamente muestra que para Dios no hay edades.  Abram vivió cien años más pero cuando esta aventura comenzó, él no sabía.  El punto es que no era un jovencito y sin embargo estuvo dispuesto a obedecer a Dios sin presentar excusas delante de él.  Según pasa los años, uno piensa en ocasiones que es lo que me queda para darle a Dios.  Definitivamente es mejor obedecer a Dios y servirle no importa la edad que tenga.

El último punto tiene que ver con la estadía de Abram en Egipto.  He oído a predicadores que dicen que Abram no mintió porque al fin de cuentas era su media hermana.  Si definimos la mentira como un intento de engaño, Abram estaba mintiendo cuando dijo que Sarai era su hermana porque estaba diciendo sólo la mitad de la verdad, puesto que aunque ella era su media hermana también era su esposa.

Abram no era perfecto, cometió sus errores y eso nos lo muestra las escrituras.  En ocasiones se alejó del camino que Dios le había puesto, mintiendo o tratando de hacer que las promesas que Dios le había hecho se cumplieran a su propio modo.  Pero, a pesar de todo esto, Abram tenía una excelente cualidad, que escuchaba a Dios y le obedecía.  Estaba dispuesto a sacrificarlo todo por Dios.  Además, le fue fiel a Dios hasta el final.  Yo quiero ser así, aprender a escuchar a Dios y a obedecerle.  Fallaré en ocasiones, pero que Dios tenga misericordia  de mí y me restablezca porque él es lo mejor que pudo pasarme en la vida.  ¡Qué en mi vida haya el mismo deseo de obedecer a Dios que hubo en Abram!

Leave a comment

Filed under Abraham e Isaac y Jacob

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s