Génesis 22: Abraham es probado

Como se decía en Puerto Rico, aquí es donde se van a poner los huevos a peseta.  Hasta ahora, Dios le pide a Abraham que se marche de su tierra y parentela y venga a Canaán porque de él va a levantar a su pueblo para que sea luz en medio de las naciones.  No es una petición sencilla o fácil pero es clara  y Abraham cree y lo hace.  Abraham trata de ayudar a Dios con eso de lo del hijo, tiene Ismael, pero Dios le reitera que Sara y él van a tener un hijo y que le pondrían por nombre Isaac.  Abraham tiene a su hijo, a su heredero, y ahora Dios le pide: “Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.”  Esto parece una locura.  Las escrituras lo presentan de un versículo al otro como que hubo la petición hoy y ya mañana, Abraham va de camino a cumplir la orden.  Ese día entre los dos versículos no debe haber sido fácil.  Probablemente la conversación no fue tan corta pero independientemente de cómo Abraham bregó con la petición en su mente, voluntad y corazón, el hecho es que “Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.”

No me puedo ni imaginar que yo hubiera hecho en el lugar de Abraham.  Le pido a Dios que tenga misericordia de mi y nunca me ponga en la misma situación.  Pero el hecho es que Abraham obedeció y el mismo Dios que él servía, le sirvo yo.  Dios sabe lo que pide de nosotros y tengo que confiar que si lo pide, yo lo puedo hacer.  El es Dios y por lo tanto merecedor de nuestra obediencia.  ¡Ayúdame Señor a obedecer!

Cuando se esta acercando a su destino, Abraham les dice a sus dos siervos: “Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos, y volveremos a vosotros.”  Me llama la atención como él imparte la orden.  El se dirige usando el plural de volver.  ¿Por qué? O él no quería levantar sospechas a su hijo y siervos de lo que iba hacer o verdaderamente él pensaba que de alguna manera milagrosa, él iba a regresar con su hijo.  El sacrificar niños a dioses no era algo raro o extraño en aquellos lugares.  No creo que los siervos se hubieran atrevido a detenerlo.  En adición, cuando Isaac le pregunta: “He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto?”  No se que edad tenía Isaac cuando esto sucedió pero el niño de tonto no tenía nada.  Su padre le responde: “Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío.”  A mi me parece que Abraham pensó que las promesas tenían que cumplirse con Isaac y por lo tanto Isaac de alguna forma tendría que regresar de aquel monte.  Esto si es fe.  Por nada lo llaman el padre de la fe.

El pasaje habla que el lugar donde Dios provee el carnero, Abraham lo llama “Jehová-jireh” que quiere decir Jehová proveerá.  Esto dice una gran verdad para mi vida.  Dios siempre provee. No importa el lugar, las circunstancias y el tiempo, Jehová proveerá.  El lo hizo ayer, lo hace hoy y lo hará mañana.  El asunto es si yo puedo aprender a esperar en él.  Si podré aprender a confiar, no dudar, porque el siempre quiere lo mejor para mí y a su debido tiempo actuará en mi favor.  ¡Gracias Dios!

Leave a comment

Filed under Abraham e Isaac y Jacob

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s