Génesis 27: Jacob obtiene la bendición de Isaac por medio del engaño

Isaac es un personaje que en Génesis no se le da mucho énfasis.  Es como si el hubiera sido tan solo para servir de transición entre Abraham y Jacob.  La única historia donde es protagonista es cuando estuvo en Gerar y no es una historia significativa y favorable para él.  Así que el panorama cambia en el libro rápidamente de Abraham a Jacob.

Este pasaje es uno interesante.  Nos presenta a Jacob pero no podemos decir que es a una buena luz.  El es tramposo y miente en varias ocasiones, no creo que sea el personaje que queramos mostrarle a los niños de Escuela Bíblica que tienen que seguir y emular.  El es ambicioso y sin escrúpulos.  Sin embargo, es claro que Dios lo escoge.  La bendición de Abraham, pasa a Isaac y luego a Jacob.  Jacob era el segundo, no el primogénito, así que no le tocaba.  En Esaú, tampoco tenemos un modelo.  Vende su primogenitura, sin importarle las consecuencias y también se casa con mujeres extranjeras (de otras religiones).  Así que ninguno de los hermanos parece dar la talla y me llama la atención que en la Biblia no se oculta.

Es claro que la elección de Dios no dependía necesariamente de la conducta de la persona.  Dios escogía a quien quería, así de sencilla es la realidad.  ¿Es esto justo?  Antes de ni siquiera entrar a esa discusión, tenemos que tener cuidado.  Nosotros no tenemos la sabiduría para poder hacer la evaluación.  El hecho es que nosotros no tenemos la capacidad para tomar todas las variables y si lo intentáramos descubriríamos muy pronto que por eso es que Dios es Dios.  No debemos de olvidar tampoco que a Esaú no le fue tan mal.  Sus descendientes se multiplicaron hasta convertirse en una nación bajo la protección de Dios.

Al ver todo esto me da esperanza.  Dios escoge a Jacob con todos su defectos y levanta a los israelitas de él.  Tal vez no pueda entender el porque de Jacob, pero sin lugar a dudas esa elección fue para bien y todo el mundo tiene la oportunidad hoy en día a unirse al “pueblo escogido”.

Dios me llamó a servirle, con todas mis fallas y defectos.  Al ver como Dios usó a Jacob para bendición, me hace pensar que también me pueda usar a mí.  Al fin y al cabo, no depende de mí sino de Dios y si él lo hace, sé que de alguna manera seré de bendición para aquellos que me rodean.  ¡Señor, ayúdame a ser lo que tu quieres que sea y ayúdame a actuar conforme a tu voluntad!

Leave a comment

Filed under Abraham e Isaac y Jacob

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s