1 Samuel 17: David lucha contra Goliat

Esta es una de las primeras historias que los niños aprenden cuando comienzan asistir a Escuela Bíblica.  El valle de la batalla se encuentra camino a Jerusalén, y era uno perfecto para este tipo de escenario.  Como es más fácil pelear colina abajo que colina arriba, por eso ninguno de los dos ejércitos se lanzaban contra el otro.  De momento, aparece Goliat, un soldado filisteo enorme de mas de 7 pies de estatura, tan fornido que podía cargar una armadura que pesaba mas de 100 libras y con una lanza que su punta pesaba mas de 15 libras.  En otras palabras era un monstruo que retaba dos veces al día al ejército de Israel y le faltaba el respeto a Dios.  Esto lo estuvo haciendo así por 40 días.

David llega al campo de batalla y al escuchar a Goliat pregunta: “¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?”  En otras palabras, David dice: “¿Quién se cree este extranjero, que se atreve a desafiar a los ejércitos de Dios? ¿Qué le darán a quien lo mate y le devuelva la honra a Israel?”(TLA). 

Tal vez lo primero que me enseña este pasaje es que David reconoció el problema, supo cuál era e inmediatamente se adueño del mismo.  El problema era aquél gigante que se encontraba allí, e inmediatamente David se adueña del asunto y quiere resolverlo.  Los problemas que me encuentro en mi vida, primero tengo que reconocerlos y luego inmediatamente tengo que adueñarme de ellos.  David solo trató de pelear con un filisteo, él no fue a pelear contra todo el ejército.    En la mayoría de las situaciones, tengo que aprender a atacar un problema a la vez y resolverlo antes de moverme al próximo.  Para esto, voy a necesitar la ayuda del Espíritu Santo para que me dirija a cual escoger y poder figurar como resolverlo.

Luego de una entrevista con una posible solución fallida de parte Saúl, David se mueve a resolver el problema de cómo va a matar a Goliat. Dice la escritura: “Y tomó su cayado en su mano, y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril, en el zurrón que traía, y tomó su honda en su mano, y se fue hacia el filisteo.”  De alguna forma, David figuró que la forma de vencer a Goliat era con su onda y piedras.  Parece atrevido, pero él decidió confiar en que Dios dirigiría las piedras al sitio correcto en el cuerpo de Goliat para darle la victoria a Israel.  De la misma forma, luego de haber reconocido el problema que deseo atacar, tengo que evaluar las diferentes alternativas, escoger una y comenzar hacer lo que tengo que hacer.

Si cuando reconozco el problema, me adueño del mismo, oro, analizó la situación, y figuro cómo es la mejor de atacarlo y lo hago, estoy siguiendo el mismo camino que David siguió.  Tengo que confiar que de la misma manera que estuvo con David, Dios estará conmigo.  Esto sucederá siempre y cuando busque agradar a Dios en mi vida en todo momento.

Leave a comment

Filed under Vida de David

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s