2 Samuel 15: Absalón se rebela contra David

Luego de una aparente reconciliación con David, Absalón por cuatro años estuvo calumniando el nombre de su padre a las puertas de Jerusalén.  Cuatro años es mucho tiempo, ¿dónde estaba David?  Las escrituras no nos dicen pero el hombre que Dios llamó a reemplazar a Saúl como rey de Israel, no sabía como manejar a su hijo, ni como cuidar sus espaldas.

Luego de pedir permiso para salir de la ciudad, Absalón se reúne en Hebrón con sus seguidores para levantar un ejército y proclamarse rey.  Desgraciadamente parece que uno tiene que cuidarse más de los que están cerca que de los enemigos que están lejos.  En el corazón de Absalón tenía que haber odio contra David para planear algo durante cuatro años.  Parece que pensó que como había matado al hijo mayor, aún siendo el tercero, no tenía la menor oportunidad de ser el sucesor de David al trono.  Por lo tanto, decide tomar las cosas en sus manos y preparar el camino para él eventualmente convertirse en rey.  Pero algo que él no contaba era que David tenía muchos seguidores.

David era un estratega militar de alta envergadura.  El sabía que tenía que huir lo antes posible para poder reunir sus fuerzas.  El se marcha y en el camino surgen varios eventos que muestran el carácter de David.  El primero es como aún extranjeros son leales a David.  Itai geteo decide con su casa seguir a David.  Ellos venían de la ciudad filistea de Gat.  Probablemente conocieron a David cuando el se quedó en esa ciudad y le habían seguido fielmente desde entonces.  David tenía que tener unas cualidades únicas de líder cuando estos mercenarios lo seguían aún en medio de unas circunstancias tan difíciles.  Necesitamos líderes cristianos, que aún aquellos que no son hermanos de la fe, estén dispuestos a seguirlos, sin importar las circunstancias.

Los sacerdotes quieren seguirlo con el arca de Dios pero David les pide que se queden.  Para mi es significativo que no quisiera llevar consigo el arca.  Cualquier otro hubiera entendido que el llevar el arca que era el símbolo de la presencia de Dios en Israel pudiera servir fines políticos para ganar adeptos diciendo conmigo esta Dios.  Sin embargo, David opta por no llevarla, ya sea porque lo atrasaría o porque David sabía que su vida estaba en las manos de Dios y no de Absalón y por lo tanto “Si yo hallare gracia ante los ojos de Jehová, él hará que vuelva, y me dejará verla y a su tabernáculo.”

Husai, de la tribu de los arquitas, viene también al encuentro de David identificándose con la situación de él.  David le pide que se regrese a Jerusalén con el propósito de dar consejos que deshagan los consejos de Ahitófel.  Husai es otro más que esta dispuesto a poner en riesgo en su vida espiando para David.  ¡Qué fieles eran estos hombres a su rey!  Estos son los hombres que necesitamos en nuestras iglesias.  Si las cosas se ponen difíciles, ellos van a estar allí colaborando para mover la obra de Dios hacia delante.  Yo quiero ser uno de ellos. ¡Señor, ayúdame a serlo!

Leave a comment

Filed under Vida de David

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s