Éxodo 19: Dios se aparece a Moisés en el monte Sinaí

Dios es espectacular.  El escoge a un pueblo, lo saca de la esclavitud, lo lleva a través del desierto y a los tres meses de sacarlos de Egipto, en las faldas del monte Sinaí va a establecer un pacto con él.  Recordemos que los primeros pactos fueron con individuos (Abraham, Isaac y Jacob) pero ahora va a ser con todo el pueblo.  Dios le pide a Moisés que le diga al pueblo, “Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.   Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa.” La parte de un reino de sacerdotes y gente santa se parece mucho a lo que se dice en 1 Pedro 2:9, “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios”.  La única diferencia es que aquí se refiere a Israel pero Pedro se esta refiriendo a la iglesia.  Pensar que como el pueblo de Israel, soy real sacerdocio, parte de una nación santa y de un pueblo que ha sido adquirido por Dios a través de la sangre derramada por Cristo en la cruz del calvario. ¡Aleluya!  Esto me da no solamente acceso directo a Dios sino que también me da el privilegio de interceder ante Dios por el pueblo.  He sido escogido y apartado para Dios.  ¿Qué más se puede pedir?

Esta palabra pacto aparece una y otra vez a lo largo de esta sección de Éxodo.  Aquí se presenta el marco de este pacto en forma dramática y espectacular.  Otro término para pacto es testamento y todo el Antiguo Testamento se basa en lo que se relata en los capítulos del 19 al 25.

Al pueblo se le da una oportunidad a responder a todo esto.  Luego de que Moisés expuso todo lo que Dios le había mandado, la reacción fue unánime, “ Y todo el pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Jehová ha dicho, haremos.”  Esto no fue impuesto, sino que los israelitas aceptaron lo que Dios había propuesto.  En un momento dado pude escoger y escogí a Jesús.  No se me impuso, sino que se presentó la palabra de Dios y yo escogí el servirle.  Ya casi han pasado cuarenta años de esa decisión y nunca me he arrepentido de ella porque sin él no hay verdadera vida, verdadero gozo y una paz que sobrepasa todo entendimiento.

Dios desea apoyar el ministerio de su siervo Moisés.  Por eso es que le dice:  “He aquí, yo vengo a ti en una nube espesa, para que el pueblo oiga mientras yo hablo contigo, y también para que te crean para siempre.”  Es maravilloso ver como Dios tiene cuidado de Moisés.  El lo quiere respaldar y para hacer bien claro quién es su siervo, prepara una demostración de su poder para que nunca quede duda de que Moisés es su profeta y que habla en el nombre de Dios.  Le pido a Dios que siempre respalde mi ministerio con su poder y autoridad.  No para gloria de hombres sino para que otras personas crean y se acerquen a conocer a Dios.  Deseo servirle alcanzando a otros, y para eso necesito su presencia y su bondad para conmigo.  ¡Dios, continua llenándome de tu Espíritu para poder hablar con autoridad y poder!

3 Comments

Filed under Moisés y el éxodo

3 responses to “Éxodo 19: Dios se aparece a Moisés en el monte Sinaí

  1. Nita

    Señor permíeme tambien como Moisés seguirte y servirte fiel, y que siempre pueda declarar tu bondad y presencia para conmigo al igual que lo declaró Moises. Pues gracias a Cristo puedo gozar del privilegio de que respaldes mi ministerio, quizas no par guiar a todo un pueblo pero por lo menos a una vida mas al encuentro contigo.
    Amén

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s