1 Pedro 1: Recompensas futuras de la salvación

Una de las formas de pensar sobre la predestinación es “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo”.  Yo tengo la oportunidad de venir a Cristo, pero por su conocimiento infinito (pasado, presente y futuro), Dios desde el principio de los tiempos conocía mi elección y por lo tanto fui elegido para por fe creer en Jesús y ser perdonado a través de su sangre preciosa derramada en la cruz por mí.   Tal vez lo que quiero decir sobre el debate de los seguidores de Calvino y los seguidores de Arminiano, es que la respuesta esta en el medio y no en ninguno de los dos extremos.  El conocimiento de Dios sobre mí, me predestinó a ser salvo y a obedecer a Dios.  ¿Qué tal de la idea que hay un libreto que iba ser escrito por mí, que Dios conoce y me lo da para que yo lo viva conforme a lo que iba a escribir?  Estoy seguro que para muchos esto da mas interrogantes pero para mí me ayuda a entender.  De paso, si en el cielo descubro que es de otra forma la manera de entenderlo, estaré igual de feliz.

Pedro nos dice que “. . . nos hizo renacer para una esperanza viva . . .”  Esa esperanza es de recibir una herencia que Dios tiene guardada para nosotros en el cielo.  El la describe como una que no se puede destruir, ni mancharse o marchitarse.  Porque tenemos fe y confianza en él, Dios me protege con su poder para que pueda ser salvo al final de los tiempos y pueda participar de la herencia antes mencionada.  Esto es una muy buena noticia, Dios activamente me protege para que yo sea salvo.  No estoy solo sino que el esta conmigo hasta llegar a la meta.  ¡Aleluya!

Es claro que la vida del cristiano no es un paseo ni es fácil.  Pedro nos dice: “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas . . .”  No entiendo como la gente dice que la vida del cristiano es de victoria en victoria.  Si fuera así de fácil, ¿por qué no hay mas gente a este lado de la verja?  Sé que voy a pasar por pruebas y tribulaciones pero al fin y al cabo, por Dios estar conmigo protegiéndome, voy a alcanzar la victoria.  Pedro añade, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”.   Cuando venga Cristo, ¿cómo va a encontrar nuestra fe?  ¿Cuáles son las implicaciones de esto?  Mi fe tiene que ser hallada gozándose en el Señor.  Tengo que continuamente alabar a Dios y vivir una vida que lo honre a él.  Cuando él venga en las nubes, yo quiero que me encuentre haciendo así.

La fe es para salvarse, en este mundo y en el venidero.  Se nos dice, “obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.”  Dios me quiere salvar, no solo para vivir mi vida aquí sino también para vivir mi vida por toda una eternidad con él.  El propósito de tener fe en Dios es para la salvación de mi alma.  Podemos hablar de que la eternidad comienza aquí en esta tierra, lo cual es cierto, pero más importante aún es que Dios me salva para que esa eternidad la pase con él.  ¡Qué honor y privilegio el pensar que Dios me busca a mí!  Sin merecerlo, él me apartó para ser santo en mi manera de vivir para su gloria.  ¡Gracias Dios por tan grande privilegio!

Leave a comment

Filed under La salvación

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s