Hebreos 1: Dios ha hablado por su Hijo

Este el comienzo de una nueva serie.  Estaré meditando en la epístola a los Hebreos por los próximos 13 días.  Espero que se unan conmigo a estudiar una epístola que no se esta seguro quien la escribió pero si no fue Pablo, por lo menos refleja pensamientos paulinos.  Así que veré que Dios me quiere enseñar a través de su lectura.

Dios siempre está tratando de comunicarse con la humanidad.  El autor nos dice que “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,” se manifiesta finalmente por Jesucristo.  Lo que llama la atención es la persistencia de Dios en comunicarse lo cual indica el deseo de Dios de tener una relación con la humanidad.  Si Dios fuera un Dios relojero, no insistiría en hablar e intervenir en nuestros asuntos.  El hubiera echado a correr el universo para luego olvidarse de nosotros.  Pero no es así, él ha querido hablar con nosotros, porque el desea ser un Dios personal, un Dios que puede ser buscado y todo el que le busca lo encuentra.

Jesucristo no es solo quien es el heredero de todo sino también hizo todo el universo.  El es la imagen perfecta de todo lo que Dios es y fue el que nos limpió de todos nuestros pecados.  Es claro, que Jesucristo no fue un ángel, sino que es superior a ellos porque es el mismo Dios.  Me parece que otras versiones presentan esta gran verdad de una forma más clara.  La versión Palabra de Dios para Todos (PDT) nos dice que “Dios nunca le dijo esto a ninguno de los ángeles: «Tú eres mi Hijo; hoy me he convertido en tu Padre» (Salmos 2:7).  Tampoco dijo de ningún ángel: «Yo seré su Padre, y él será mi Hijo» (1 Crónicas 17:13).  Además, al presentar Dios a su Hijo mayor al mundo dice: «Que todos los ángeles de Dios lo adoren» (Deuteronomio 32:43 en LXX).  Dios dice acerca de los ángeles: «Él hace que sus ángeles sean vientos,  y sus siervos llamas de fuego»(Salmos 104:4).  Pero de su Hijo dice: «Tu reino, oh Dios, seguirá por siempre, gobernarás tu reino con justicia.  Amas la justicia y odias la injusticia.  Así que, oh Dios, tu Dios te ha elegido como rey.  Te ha dado un honor y una alegría más grande que las que tienen los que son como tú» (Salmos 45:6-7).  También dice: «Al principio tú, Señor, hiciste la tierra y tus manos hicieron el cielo.  Todo esto desaparecerá, pero tú permanecerás.  Todo se desgastará como la ropa.  Lo doblarás como se dobla un abrigo y lo cambiarás como cambiarse de ropa.  Pero tú nunca cambias, y tu vida nunca terminará» (Salmos 102:25-27).  Dios nunca le dijo a ningún ángel: «Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos bajo tu poder» (Salmos 110:1).

Jesucristo fue hijo de María pero había creado los cielos y la tierra antes de su nacimiento aquí en la tierra.  Eso los expresa claramente el autor al principio del capítulo.  Jesús es el Hijo de Dios, y es el que culmina las conversaciones de Dios y la humanidad.  No hay nada en la creación igual a él porqué él es el Unigénito Hijo de Dios.  ¡Aleluya!

Leave a comment

Filed under Hebreos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s