Hebreos 5: Jesús es nuestro gran sumo sacerdote

La profesión de sumo sacerdote o jefe de los sacerdote tenía unos requisitos que eran claros y los judíos lo entendían.  Este tenía que ser escogido de entre los hombres para representarlos delante de Dios, presentar las ofrendas y los sacrificios, y mostrar paciencia y compasión hacia aquellos que pecaban por ser ignorantes o estar extraviados.  El sumo sacerdote tenía que ser llamado y declarado por Dios.

Jesús fue llamado por Dios tal y como lo fue Aarón, el primer sumo sacerdote de los tiempos de Moisés.  Dios declara en al Salmo 110:4 que “Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.”  Melquisedec fue el rey de Salem, que era sacerdote del Dios Altísimo, que salió al encuentro de Abraham luego de que éste rescatara a Lot.  Abraham le entregó los diezmos de todo lo que había obtenido y Melquisedec lo bendijo.  El es llamado un sacerdote para siempre en el salmo ya mencionado y de acuerdo a este pasaje su sacerdocio es profético del de Jesús.

Jesucristo estuvo actuando como sacerdote, “Cuando Cristo estuvo aquí en el mundo, oró mucho a Dios, y con lágrimas le rogó que lo librara de la muerte, pues Dios tenía poder para hacerlo. Y como Cristo siempre fue obediente, Dios contestó su oración.(TLA)”  Por eso es que, “Así, una vez que Cristo hizo todo lo que Dios le mandó, se convirtió en el salvador que da vida eterna a todos los que lo obedecen.  Por eso Dios también lo nombró Jefe de sacerdotes, como lo fue Melquisedec.(TLA)”  Como dije en otro blog anterior, Jesús es el salvador que da vida eterna solamente a los que le obedecen.  Esta idea universalista de que todo el mundo se salva es incorrecta.  La Biblia es bien clara vez tras vez diciendo que solo se salvan los que creen y obedecen a Dios.  No hay otro camino que no sea a través de Jesucristo.

La pregunta que cada uno tenemos que contestar es, cada vez que voy a la iglesia, ¿tengo un encuentro personal con Cristo?  ¿Renuevo mi fe y mi obediencia o simplemente es un rito mas?  ¿Soy un niño o ya he madurado?

El autor de los Hebreos expresa su frustración con aquellos a quienes dirige la carta.  El les dice, “Hay mucho más que decir acerca de este asunto, pero no es fácil explicarles a ustedes todo, porque les cuesta mucho entender.(TLA)”  Su impaciencia nos indica que cuando uno decide ser cristiano, existen unas expectativas de crecimiento en la fe que se deben de dar.  Tengo que convertirme en un verdadero discípulo.  En uno que crece y madura, que busca entender y hacer suya las verdades mas sencillas del evangelio.  Los hebreos, luego de entenderlas, las habían complicado y hay que volver a enseñárselas.  Yo no deseo ser como ellos.

Mi deseo es comer alimentos sólidos espirituales.  Saber distinguir entre lo bueno y lo malo y ayudar a otros a lograrlo.  No le debo buscar cinco patas al gato con respecto a las cosas más sencillas de las enseñanzas de Dios, sino moverme en fe y obediencia a cosas mayores y mejores en el servicio a Dios.

Leave a comment

Filed under Hebreos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s