Hebreos 8: Jesús, el mediador de un nuevo pacto

Este libro de Hebreos me gusta más de lo que esperaba.  La lógica del autor es impecable, aunque en par de sitios me hubiera gustado que hubiera hablado y explicado un poco más de su razonamiento.  Por ejemplo, la conversación al principio de la comparación de los ángeles y Jesús me hubiera gustado escuchar más.  Pero Dios tiene sus propósitos y solo él es quien decidió que explicación se ampliaba o no.  Así que estoy satisfecho porque Dios sabe todas las cosas y lo que la humanidad necesita o no necesita.

Se comienza diciendo, “Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.”  Jesucristo es el sumo sacerdote, no de un templo aquí de la tierra sino del original, del que esta en el cielo, el cual fue el modelo para basar el de la tierra.  El autor señala, “como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.”  Pero el trabajo que Dios le dio a Jesús, es mucho mejor y ese nuevo pacto que el trajo es mas grande que el anterior porque Dios hace mejores promesas en este.  ¿Por qué esto fue así?

La revelación de Dios al hombre fue paulatina.  Según el hombre avanzaba, Dios nos revelaba mas de él.  Eso me lo dice Hebreos 1 que la culminación de esa revelación lo fue Jesucristo.  Así que el pacto que Jesucristo trae tiene mejores promesas, “Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.”  Ahora tenemos la revelación completa del plan de Dios que era así desde el principio con sus promesas de salvación y vida eterna.  Esto no debe ser sorpresa porque así estaba en las escrituras de que Dios establecería un nuevo pacto con ellos.  ¿Qué es lo diferente de ese nuevo pacto?  El viejo fue escrito en piedras y papel pero el nuevo está escrito en la mente y el corazón.  ¿Cómo puede ser esto?  A través del Espíritu Santo que va a morar con cada nuevo creyente.  ¡Qué privilegio!  Soy de esta época y por lo tanto al venir a Dios, el Espíritu Santo viene a mí contrario a los israelitas antes de que viniera Cristo a morar en esta tierra.  Su pacto esta escrito en mi mente y en mi corazón y ya tengo las herramientas para servirle, adorarle y obedecerle. ¡Aleluya!

Leave a comment

Filed under Hebreos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s