Romanos 2: Dios es justo

Si hay algo que uno aprende a lo largo de los años de estar en el evangelio es el concepto de que Dios es justo.  Y como él lo es, pero eso tenemos que dejarle los juicios de las acciones de la humanidad a él.  Lo que si puedo hacer es auto-examinarme.  Lo que no puede pasar en mi vida es que yo participe de las mismas malas acciones y crea que Dios no me va a castigar.  Si participo en las malas acciones, no hay forma de la cual yo pueda escapar del juicio de Dios.  En resumen, no debo juzgar, mas debo de velar porque viva una vida que agrade a Dios.

Conozco algunos que han escuchado la palabra en varias ocasiones y sin embargo, continúan rechazando la palabra de Dios.  Pablo nos dice que debido a su dureza y por su corazón no arrepentido, “atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios”.  Nuestras acciones, todas tienen consecuencias; en esta vida para el que hace lo bueno, “gloria y honra y paz” y para el que hace lo malo, “tribulación y angustia”.  Pero también hay consecuencias eternales, vida eterna para los que perseveran haciendo el bien, pero los que no obedecen a la verdad les espera ira y enojo.

Muchos se preocupan por lo que le va a pasar a aquellos que no han escuchado el evangelio o que nunca han tenido una oportunidad razonable para venir a él.  Francamente, a mi no me preocupa.  Dios por naturaleza es justo y por lo tanto siempre actúa conforme a su justicia.  Sea como sea que el bregue con la situación, va a ser la mejor forma, porque Dios juzga imparcialmente, y va a ser justo en sus juicios.  Yo acepto esta verdad y duermo muy tranquilo en las noches.

Otro punto interesante es que si no vivo mi vida correctamente, mis malas acciones pueden resultar en que otros hablen mal de Dios por culpa mía.  Yo no quiero ser la causa por la cual el nombre de Dios sea blasfemado por los paganos.  ¡Señor, ayúdame a vivir una vida que te honre a ti!  ¡Qué otros te conozcan por mi testimonio y mi manera de vivir!

Leave a comment

Filed under Epístolas de Pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s