Romanos 14: No critiquen a los demás

La comida es una de las cosas que nos une y a la misma vez de las que nos separa más.  Todos nos sentamos a la mesa junto deseando comunión, familia, compañerismo y amor pero es en ocasiones en la mesa donde más nos distanciamos y nos separamos.  Para Pablo, nosotros tenemos que buscar las cosas que nos unen en el Señor, y las que no, debemos de actuar con amor como primera regla en la relación.  Pablo me exhorta a “Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.”  De la tradición judía venían muchas cosas de cómo manejar los alimentos, que se podía o no comer, los días de fiesta y muchas otras reglas.  En Roma había gente que venía de esta tradición pero también existían personas que eran gentiles donde estas reglas eran más liberales o simplemente no las había.  Esto era causa de división y aunque era claro que Pablo tenía una opinión al respecto, “Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo; mas para el que piensa que algo es inmundo, para él lo es”,  para él era mas importante el amor y unidad cristiana.

Me parece que la regla general es la siguiente: invierte tu tiempo en las cosas que la gente de Dios estamos de acuerdo y no estés discutiendo cosas que no están claras y sujetas a interpretación.  Eso no significa que voy a ignorar barbaridades.  Si uno se acera diciendo que Jesucristo no es el hijo de Dios, ya tengo ya instrucciones de Pedro y de otros que no los debo de recibir.  Pero si la discusión es con respecto a si puedo o no comer carne de cerdo, a eso es que aplica la exhortación de Pablo de recibirlo y dejar de discutir.

Lo otro que puedo sacar de aquí, es la idea que tengo que dejar de juzgar a otros.  Pablo me dice: “Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.”  Mi preocupación principal debe ser no servir de piedra de tropiezo a mi hermano en vez de estar pasando juicio sobre tonterías.

Mi esperanza es que ambos bandos cristianos en cualquier controversia menor, que actúen en amor y en preocupación por el bienestar de los hermanos y el bien de la iglesia.  En ocasiones tenemos que estar de acuerdo que estamos en desacuerdo y movernos hacia delante en alcanzar a un mundo que se pierde y necesita escuchar del amor de Dios.  No tengo que rendir mis principios pero si actuar en amor.

Leave a comment

Filed under Epístolas de Pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s