1 Corintios 10: Dos cosas para tener en cuenta

Uno a veces comienza a leer pasajes que son un poco áridos (Ej. genealogías) que uno no espera mucho y de momento se sorprende lo que se encuentra.  Este para mí es uno de esos, en el medio del mismo, luego de una lección de historia se me dice dos cosas que tiene que estar impresas en mi mente, corazón y voluntad.  La primera es “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga”.  Siempre estoy consciente que tengo que tener mi guardia alta porque puedo caer si no me cuido.  El Espíritu Santo esta dentro de mí, dando testimonio de Cristo y guiándome a través de la vida.  Esto sucede si le doy el control.  En ocasiones, la vieja criatura quiere revivir, las antiguas pasiones quieren resurgir y tengo que estar alerta en todo momento para aún salir corriendo si es necesario como José para no faltarle a mi Señor.  Nunca debo ser orgulloso y pensar que ya lo he figurado todo de la vida cristiana.  No es así, hay un largo trecho por recoger pero como Pablo dijo en otro lugar “prosigo al blanco”.

La otra frase que tengo que tener siempre en cuenta es cuando Pablo dice: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.”  Dios es fiel y siempre me provee la salida.  Me acuerdo la primera vez que lo leí cuando joven y el sentimiento de alivio que sentí cuando supe que tengo la posibilidad de vencer en la tentación.  Al realizar que cuento con el Espíritu Santo para que me guié, el nacer de nuevo que hizo que mis prioridades cambiaran y el hecho de que Jesús fue tentado y venció, me da esperanza cuando me enfrento a la tentación.  Saber que la puedo resistir y si miro, voy a ver la salida me asegura que tengo posibilidades.  Es mi petición a mi Padre celestial, que me de la fuerza de carácter, la entereza y el deseo de luchar que me permitan siempre tomar la salida que el Señor me muestre.  Le pido a Dios que no me meta  en tentación, mas que me libre del mal pero que si viene me de la claridad de mente para correr hacia la salida para el bien de mi vida espiritual. ¡Señor, escojo servirte a ti!

Leave a comment

Filed under Epístolas de Pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s