1 Corintios 16: Recordando a los pobres

La profunda preocupación de Pablo por los pobres de Jerusalén se refleja con frecuencia en sus cartas.  Él menciona la ofrenda que debe reunirse y también lo hace en Romanos y en 2 Corintios.  Además de la clara necesidad, él sabía que si había una seria preocupación por la iglesia madre en Jerusalén, haría mucho a favor de la unidad entre los creyentes judíos y gentiles.

Pablo aquí sugiere como se debe recoger esa ofrenda.  Él no desea que se recoja una ofrenda especial en una ocasión sino que semanalmente se separe algo para ese propósito.  Es muchas iglesias que he ido es costumbre recoger una ofrenda, que llamamos de beneficencia, una vez al mes, y los diáconos son los que normalmente la administran.  La frecuencia no es la misma pero definitivamente las mismas intenciones.  ¿Por qué Pablo no quiere que se recoja cuando llegue?  Del punto de vista práctico, estoy seguro que la ofrenda recogida por varias semanas va a ser mayor que la que se recoge en una ocasión.  Por otra, ¿no debería ser una costumbre apartar algo de lo que tenemos para ayudar a lo más necesitados?  Nunca lo había considerado, pero tal vez de la misma manera que aparto diezmos y misiones se puede apartar con propósito una cantidad para estos otros menesteres.  En vez de ser, si estoy el domingo que se recoge, doy, darlo como parte de mi ofrenda regular.  Definitivamente que Dios desea que me preocupe por aquellos que tienen mucho menos que yo.

Interesante es que tal vez Pablo quería que le dieran pon.  Él dice, “Y si fuere propio que yo también vaya, irán conmigo.”   Tal vez las intenciones de Pablo era que si la ofrenda era suficientemente grande, Pablo podía acompañar al grupo que la llevara.  ¿Por qué hacer esto?  No tengo idea pero definitivamente que al apóstol no le vendría mal la compañía.  La otra cosa que se aprecia es el hecho del énfasis de Pablo en participación y no en cantidad.  Él dice, “cada uno de vosotros ponga aparte algo”, no especificando cantidad sino participación.  Una de las cosas frustrantes de hoy en día con respecto a las ofrendas misioneras es la poca participación.  Hay gente que definitivamente no puede dar ni un centavo, pero para la mayoría es posible dar algo pero no participan.  En estudios hechos menos de la mitad de la iglesia da con esos propósitos.  ¡Si pudiéramos entender y creer en que hay bendición de Dios para el que da!

Pablo exhorta a los corintios que, “Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.”  La frase portaos varonilmente lo que quiere decir es que sean valientes, bravos.  La situación no era fácil y había que comportarse con valor.  Todo esto me enseña que debo apoyar a otros creyentes tanto física como espiritualmente.  Esto es fácil si los amo, muy difícil si es por mi propio esfuerzo.

Leave a comment

Filed under Epístolas de Pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s