2 Corintios 7: Los corintios alegran a Pablo

El que cree, tiene un deber de mantenerse limpio delante de Dios.  Tiene que alejarse de cualquier cosa que pueda manchar tanto su cuerpo como su espíritu.  Debe dedicar su vida por completo a Dios y mostrarle siempre a Dios el respeto que le tiene.  Una forma de mostrárselo es tratando de ser santos como lo es él.  Por eso es que Pablo se alegra que los corintios lo hayan escuchado aunque en algunas ocasiones piensa sino fue demasiado duro con ellos.

Pablo, al escribir sobre el sufrimiento, no solo habla del dolor mismo, sino de las cualidades que produce en aquellos que tienen fe.  En este pasaje, lo que él habla es del sufrimiento emocional que los corintios habían experimentado a causa de su carta.  Aunque éste había sido desagradable, produjo algo de gran valor, un cambio de actitud.

Si hago lo que no debo y se me corrige, mi reacción debe ser la correcta.  Mi oración siempre debe ser que la corrección me lleve al arrepentimiento, a corregir el problema y moverme hacia delante.  Si Dios me corrige a través de un hermano, puedo ponerme triste pero lo importante es no quedarme allí. “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.”  Hay personas que se deprimen por sus fallos, se quedan allí y resulta en muerte espiritual.  En algunas ocasiones, si la depresión es significativa puede llegar hasta la muerte física.  El que reacciona así no comprende el deseo de Dios.  La tristeza que Dios busca es la que produce un cambio de corazón y de vida.  Eso lleva a la salvación y por eso no debemos lamentarnos.

Los corintios, no solo reaccionan favorablemente a las exhortaciones de Pablo, sino que le muestran afecto al tratar bien a Tito, encaminarlo hacia él y expresarle el deseo que tenían de volverlo a ver.  El que de nosotros ha plantado o pastoreado alguna iglesia, puede comprender mejor las expresiones de Pablo en este pasaje.  Aunque uno se haya marchado, siempre recuerda con cariño la congregación que dejó atrás y tiene los mejores deseos de que crezca y prospere en el Señor.  Uno tiene que dejarle espacio a los nuevos líderes, pero cuando estos hacen expresiones de cariño y afecto en medio de circunstancias difíciles, traen gran gozo a nuestra vida.  Pablo esta contento porque los corintios mostraron que se acuerdan y que lo aprecian.

Una gran satisfacción para el líder cristiano es saber que puede confiar en una iglesia que haga lo correcto y que lo apoye.  Así se expresa Pablo cuando dice: “Me gozo de que en todo tengo confianza en vosotros.”  Estas son las iglesias que hacen sentir a uno como en su casa, que puede contar con ellas y es continuamente bendecido con sus oraciones y muestras de cariño.  Yo soy bendecido porque Dios me ha permitido desarrollar ese tipo de relación con algunas iglesias.  ¡Gracias Dios por tu cuidado para conmigo!

Leave a comment

Filed under Epístolas de Pablo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s