Salmo 19: Perfecta Armonía

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.”

Hay algo que uno realiza desde muy pequeño, y es que tiene que haber un Creador.  Al mirar a nuestro alrededor y comenzar a darnos cuenta de lo que nos rodea, hay una voz interior que nos dice que Dios fue quien lo hizo todo.  Todavía me recuerdo de mis clases de Física e Ingeniería Eléctrica.  Cada vez que se discutía una ley de la Física, me preguntaba, “¿y quién lo ordenó así?”  Al escuchar de los científicos como fue que el universo se creo, concluyó que es más fácil creer en un Creador que pensar que surgió en unos milisegundos de la nada.  El mensaje del salmo es precisamente esto.  Mira a tu alrededor y reconoce que un ser inteligente lo hizo y ordenó todo en perfecta armonía.  De lo más interesante es el sol.  Lo suficientemente cerca para darnos de su calor y no congelarnos pero lo suficientemente lejos para no quemarnos.  El sol está en perfecta armonía con la Tierra.

De la misma manera es la Palabra de Dios.  Nos dice el salmista: “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.”  Me acuerdo cuando joven que lo cantábamos.  Si lo pensamos bien, las escrituras nos dicen que la palabra de Dios es inspirada y por eso es perfecta en todos los sentidos.  No le falta nada, está completa y por eso puede servir de guía en cada situación.  El salmista reconoce esto y añade que su contenido nos alegra y nos permite ver y entender las cosas.

Si el Hijo de Dios es el regalo más grande que Dios pudo darle al mundo, la palabra de Dios, es el compás mas exacto para guiar nuestro camino.  En términos modernos, su Palabra es el GPS dado por Dios a mí para que siempre sepa donde estoy en mi peregrinaje espiritual, y en que dirección tengo que moverme.  Al estar leyendo y meditando más en su Palabra, me doy cuenta de que mucho tiempo he perdido.  Dios siempre ha sido fiel pero yo no.  Sin embargo, en su gran amor hacia mí me dejó su Palabra para que siempre pueda caminar en la senda estrecha que lleva a la salvación.  Su Palabra, mandamientos y preceptos, “Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; y dulces más que miel, y que la que destila del panal.”

Gracias te doy Dios por tu maravillosa palabra santa.  Que sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Jehová, roca mía, y redentor mío.”  Jehová es mi campeón y a él le debo toda lealtad, toda gloria y toda honra.  Ayúdame Señor, a que no cometa pecados de los cuales ni cuenta me doy, y de la misma manera líbrame del orgullo porque no quiero pecar en contra de ti.

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s