Salmo 84: El gozo de adorar a Dios

Para aquél que asistió a la iglesia desde pequeño, tuvo la oportunidad de experimentar el sentirse como si estuviera en su casa pero a la misma vez saber que Dios estaba en aquel lugar y especialmente en el altar.  De niño uno sentía la libertad de correr por todo los lugares del templo, pero subirse al altar era algo que no se acostumbraba porque allí estaba Dios.  Era tanta la reverencia combinada con la sensación de hogar que según crecí deseaba estar la mayor parte del tiempo posible en la casa de Dios.  Eso es lo que el salmista quiere expresar cuando nos dice: “Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová”.  Los mejores tiempos de mi juventud los pase en la casa de Dios.  No era que no tuviera otras cosas que hacer, porque las tuve con los deportes y los amigos no-creyentes, sino que era el lugar donde se congregaban familia, amigos y donde se lanzaba toda actividad que se hacia para extender su reino.

Sabemos que Dios está en todo lugar en todo tiempo, pero como neófito en aquellos tiempos, para mí, Dios estaba especialmente en el templo.  El salmista declara: “Aun el gorrión halla casa, y la golondrina nido para sí, donde ponga sus polluelos, cerca de tus altares, oh Jehová de los ejércitos, Rey mío, y Dios mío.”  Según él, las aves del cielo desean poner sus nidos cerca de la casa de Dios, para así poder estar en su presencia y con la seguridad que esto brinda.  Para el pueblo, el ir al templo era una experiencia que comenzaba desde el momento que uno salía de su hogar en dirección a Jerusalén y por eso se nos dice que “Irán de poder en poder; verán a Dios en Sión”.  Para el salmista esta bien claro que “mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.  Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad.”

Mi anhelo es estar en la casa de Dios.  Deseo pasar mucho tiempo en sus atrios.  Ese sentimiento se ha perdido un poco con las iglesias en los edificios multiusos pero siempre me han gustado los templos que son simplemente para adorar a Dios.  Mi preferencia es un lugar donde única y exclusivamente se use para alabar y glorificar a Dios.  Un sitio que se pueda dedicar exclusivamente para su reino.  No hay nada malo en las otras alternativos pero me gustaría poder decir como el salmista: “Bienaventurados los que habitan en tu casa; perpetuamente te alabarán.  Selah.  Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos.”  Yo quiero ser bienaventurado.  ¡Que así me ayude Dios!

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s