Salmos 3 y 4: Por la mañana y por la noche

Estos dos salmos son curiosos para mí.  Uno de ellos es un salmo matutino y el otro lo es vespertino.  Para el matutino, David dice: “Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba.”  David cuando escribe este salmo, se encontraba huyendo de Absalón, su hijo.  Este hijo había venido con un plan para arrebatarle el trono a su padre que ya estaba entrando en años, y por eso, David temía por su vida.  Cuando uno lee el relato en 2 de Samuel 15:13-17:22, es aparentemente claro que David estaba en desventaja y que podía perder su vida debido a esta rebelión.  David se marcha de Jerusalén huyendo, y en su ruta de escape hubo algunos que aprovecharon la oportunidad para injuriarle y despreciarlo.  Su vida estaba en peligro y podía perderla ese mismo día.

David estaba saliendo de la ciudad por un extremo cuando casi Absalón está entrando por el otro.  Lo único que los separaba inicialmente era el valle de Cedrón donde se formaba un torrente en ciertas épocas del año y el Monte de los Olivos, alrededor de dos a tres kilómetros de distancia. La recomendación de uno de los consejeros de Absalón era que persiguiera a su padre esa misma noche y mientras David descansaba y dormía que lo atacará .  Otro de los consejeros, para proteger a David, le dice que no es buena idea, sino que mejor creara un ejercito de todas las regiones de Israel, y con él siguiera a David, lo encontrara y él personalmente lo derrotara.  Absalón sigue el segundo consejo que era malo, por la intervención directa de Dios para proteger a David y por eso se salva.

Ahora todo esto hace sentido en cuanto a la reacción de David.  Llega el nuevo día y todavía está vivo.  Él sabe que no fue por su destreza sino por el clamor a Jehová.  A pesar de mis enemigos, Dios me va a sustentar en mis entradas y en salidas en porque él es mi escudo y mi salvación.

El siguiente salmo que es una oración vespertina, se expresa la confianza del salmista de que Dios lo va a proteger durante la noche.  Por eso se nos dice: “En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.”  Cuando niño, fueron muchas las veces que dije las mismas palabras antes de acostarme a dormir.  Estas tenían sobre mí un efecto tranquilizador.  No importaba la oscuridad en que me encontrara, Dios me iba a proteger.  El salmista nos exhorta a que meditemos en Dios cuando en la cama, que no pequemos y que confiemos en Dios.  En realidad esto hace sentido. “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”  Esto es lo que nos dice Pablo en Romanos.  La pregunta entonces es: ¿lo creo o no?

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s