Salmo 8: Dios y la raza humana

¿Por qué Dios de toda su creación nos escoge a nosotros para ser lo que somos?  ¿Quiénes somos para que Dios piense en nosotros?  ¿Por qué Dios decide visitarnos a través de Emanuel (Jesús) que es Dios con nosotros?  Dios con su infinita gracia y misericordia en la eternidad decidió que la raza humana iba a ser hecha “poco menor que los ángeles,” y que nos iba a rodear “de gloria y de honra.”  Dios decidió que seríamos los mayordomos de su creación, que estaríamos sobre todo en esta tierra.  ¿Por qué?

En este salmo, David adora y da gracias.  Dios, conforme con su voluntad, decidió amarnos y ser bondadoso con nosotros.  Aquél que hizo los cielos y la tierra y todo lo que en ellos hay, decidió glorificarse en nosotros, visitarnos y darnos una posición exaltada en su creación que para mi es meridianamente claro que no merecíamos.  David está tan conciente de ese honor no merecido que no pudo hacer menos que poner todo su amor y gratitud en este salmo.

El salmista termina como comenzó, diciéndole a Dios, “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán grande es tu nombre en toda la tierra!”   ¿Qué otra cosa puede exclamar el corazón de la persona que realiza el gran amor de Dios para el hombre?  En realidad, Dios nos creó a nosotros con en el potencial de alcanzar grandes cosas y con tremendas posibilidades.  No solo podemos interactuar  los unos con los otros socialmente e intelectualmente, sino que tenemos la posibilidad de interactuar moralmente.  En nosotros mismos, hay un sentido de buscar a Dios, conocerle y servirle, que no pudo venir de nuestro ser, sino que fue puesto por Dios en nosotros conforme a su voluntad.  Nosotros fuimos creados con mente, pero aún más importante, tenemos la capacidad de actuar moralmente.  Tenemos la capacidad mental debido a la creación pero la capacidad moral nos es dada a través de la regeneración.  Aquella que comenzó el día que le entregamos nuestra vida a Dios y su Espíritu Santo entró a nuestra vida a morar con nosotros y guiarnos.

La otra cosa que se puede apreciar es que el salmo es mesiánico en cierta forma.  Los escritores del Nuevo Testamento lo citan en cuatro ocasiones aplicándolo a Cristo.  La máxima manifestación de la gloria de Dios sucedió cuando el Hijo del Hombre fue hecho por un tiempo corto menor que los ángeles (Hebreos 2:7).  Se puede apreciar la encarnación y la subsecuente exaltación de Cristo cuando se nos dice en Filipenses que “siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse”.  Jesucristo mostró en muchas ocasiones que tenía autoridad aún sobre la naturaleza y los animales.  Todo fue puesto bajo sus pies y ahora el reina sobre su trono en las alturas.

¿Por qué a nosotros?  Porque él quiso para su gloria y honra.  ¡Gracias Señor!

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s