Salmo 30: Haz cambiado mi tristeza en baile

Este salmo en su introducción dice que es un salmo de David cantado en la dedicación de la Casa.  Esto probablemente se refiere cuando David levanta un altar en la era de Arauna el jebuseo en 2 Samuel 24 luego de pecar censando al pueblo.  Si leemos ese pasaje se ve que el contenido del salmo está en armonía.   Probablemente fue cantado en el servicio de acción de gracias con el cual David inauguró ese altar.

Por la acciones de David de censar al pueblo, Israel había sido castigado muriendo cerca de setenta mil personas por una pestilencia.  Cuando Dios detiene a su ángel en la era para que no continúe matando gente, el profeta Gad le dice a David que levante altar en aquel lugar.  Por eso, David dice en su salmo: “Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste.”  Una de las razones mas frecuentes para darle gracias a Dios es cuando uno es sanado por su poder.  Yo he experimentado sanidad de Dios en mi cuerpo de una manera milagrosa y espectacular.  En aquellos momentos, lo único que podía hacer era alabarlo, glorificarlo y darle gracias.  Jesucristo es nuestro sanador y por sus llagas en la cruz nosotros fuimos curados.

No solo el salmista le da las gracias por la sanidad sino también porque lo libró de la muerte.  “Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol; me diste vida, para que no descendiese a la sepultura.”  La plaga terminó, en las puertas de la muerte, Dios le da vida a Jerusalén.  Por eso es que David señala: “Porque un momento será su ira, pero su favor dura toda la vida.  Por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría.”  Alabado sea Dios porque su gracia y bendición hacia nosotros dura toda la vida.  Él desea beneficiarnos y su misericordia es grande y eterna.  Por eso es que le clamo y le suplico.  Él escucha nuestras peticiones y es mi ayudador.

David señala que Dios ha cambiado su lamento en baile, la tristeza se ha convertido en gozo porque el Redentor ha actuado a su favor.  Yo no temeré porque estoy en las manos de él.  Su ira dura poco, su gracia dura muchísimo más.  Esos versículos finales expresan lo que en muchas ocasiones canté en mi juventud:

Has cambiado mi lamento en baile,

Me ceñiste de alegría,

Por eso a ti cantaré gloria mía,

Y no estaré callado.

Jehová Dios mío te alabaré,

Te alabaré para siempre.

Porque has cambiado mi lamento en baile,

Jehová Dios mío te alabare.

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s