Salmo 33: ¡Canten al Señor!

Uno no se puede olvidar de que muchos de los salmos fueron escritos para ser cantados, y ser cantados con gozo.  Este salmo nos exhorta a cantar con alegría y no solamente nos habla de que usemos la voz sino también con instrumentos musicales.  En aquella época se usaba los címbalos, las panderetas, las trompetas, los cuernos de carnero, las arpas y las liras.  En ocasiones, hasta se danzaban con ellos.  Desde el punto de vista del salmista, no se puede contener el gozo que viene de Dios y por eso hay que manifestarlo con cánticos, música, instrumentos y danzas.  “Cantadle cántico nuevo; hacedlo bien, tañendo con júbilo.”  Se ve que hace falta un cántico nuevo, de los que hacen los redimidos y los perdonados por Dios.  Nos dicen las escrituras que David nombró a cuatro mil cantores y músicos encargados de la alabanza a Dios con instrumentos musicales.  Nadie sabe con exactitud que sonido tenía esa música, pero a base de los instrumentos no creo que sonaran como concierto de violines.  A base de los instrumentos debió haber sido un sonido fuerte y con ritmo.

Me parece que cada generación de músicos debe de descubrir ese “cántico nuevo”.  Esto puede ser desde himnos hasta “rap”.  Cuando uno conoce a Dios, uno debe expresarlo con la música que conoce, entendiendo que no son los sonidos de los instrumentos los que hacen una música sacra o no, sino la letra con que se canta esa música.  No creo que David hubiera tenido problemas con algún género musical.  Sino al contrario, probablemente se hubiera unido a nuestros músicos modernos a alabar y glorificar el nombre de Dios.  Recordemos que una vez hasta la esposa de David lo criticó por una danza espontánea (2 Samuel 6:12-23).  Cuando la gente conoce a Dios, manifiesta su entusiasmo con una canción de gozo y júbilo en sus labios y en ocasiones hasta se danza delante de su presencia.  La pregunta para nosotros es, cuando le cantamos a Dios, ¿qué tipo de emociones esperamos sentir?  ¿Nos llenamos de alegría en el Señor?

Podemos alabar a Dios por su palabra y su obra.  Podemos cantar con alegría a su fidelidad, justicia, y misericordia.  Al alabarlo, estamos alabando al Creador de los cielos y de la tierra.  El que ordenó las aguas del mar y creó todo lo que existe, sin lugar a dudas que merece nuestra adoración.  No solo es creador, sino que también está lleno de sabiduría y buen consejo.  Por eso es que votar en las elecciones y la participación en nuestra sociedad para brindar la perspectiva cristiana es importante.  Esto se debe porque “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, el pueblo que él escogió como heredad para sí.”  Yo deseo que mi nación tenga como Dios a Jehová y reciba bendición de parte de él.  Yo espero que nuestros líderes políticos aprendan que, “El rey no se salva por la multitud del ejército, Ni escapa el valiente por la mucha fuerza.”  Dios da y Dios quita, mi deseo es ser parte del pueblo que recibe su bendición.  Yo voy a esperar en Jehová, porque él es mi ayuda y mi escudo.  ¡Qué siempre en mis labios haya una alabanza para Dios!

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s