Salmo 40: Alabanza por la liberación divina

Este salmo es una celebración de la liberación divina.  David no habla cuál era la naturaleza de su problema, pero era uno serio en el cual no había mucha esperanza y ayuda.  No hay que esforzarse mucho para vernos identificados en el salmo.  Nuestras reacciones a la enfermedad, la muerte de un ser querido, problemas financieros y la perdida de amigos se reflejan en los sentimientos expresados en esta escritura.

David responde a su dilema esperando pacientemente en el Señor, “Pacientemente esperé a Jehová.  Él considera que sólo Dios puede sacarlo de la situación en que se encuentra.  No es que esté sentado esperando a que Dios lo libere sino que su esperar consiste en clamarle a Dios.  La oración es el instrumento que Dios utiliza para trabajar sus propósitos en la vida de sus hijos.  En David, todo esto resultó en que fue librado de su problema.  Esto ocurrió para la gloria de Dios y el salmista se regocija en saber que todo el mundo sabrá lo que Dios ha hecho por él.

David se mueve a pedir a Dios por otros males que lo rodean.  El está luchando contra el pecado en su vida, “Porque me han rodeado males sin número; me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista.”  Uno cosa es cuando uno está luchando contra enemigos externos, pero otra es cuando el enemigo es uno mismo por su pecado.  Él admite que está luchando contra su pecado pero el peso es tan grande que no le permite ni siquiera levantar la vista.  En medio de toda esa desesperación, David clama a Dios.  Él le pide a Dios que lo llene de su misericordia, su amor y su verdad.

Lo más que admiro es el hecho de que David continua poniendo su confianza en Dios.  “Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza, y no mira a los soberbios, ni a los que se desvían tras la mentira.”  Yo quiero ser así.  No importa la circunstancia en mi vida, yo deseo esperar pacientemente en Jehová y poner mi confianza en él.  Muchos de nosotros queremos que Dios actúe como un “Fast food” en vez de ser como un restaurante europeo.  Queremos la comida rápida, pero no entendemos que con eso afectamos su calidad y no la podemos apreciar.  Pero cuando uno viaja a Europa, uno rápidamente descubre que la cena debe ser un evento.  Uno tiene la mesa por toda la noche en el restaurante y uno aprende a disfrutar tanto la comida como la compañía.  Si para ser agradecido y apreciarlo, tengo que esperar y esto resulta en acercarme a Dios y aprender mas de él, vale la pena hacerlo.  Por otra parte, como humano, que esa espera sea razonable.  David expresa ese sentimiento cuando dice: “Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí.  Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes.”  Ese es nosotros hablando.  Voy a esperar, te voy a alabar pero por favor, no te tardes.  ¿Cuántas veces hemos orado y actuado así?

1 Comment

Filed under Salmos

One response to “Salmo 40: Alabanza por la liberación divina

  1. José Santana

    Amén.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s