Juan 11: Un muerto resucita

De todos los milagros y señales que Jesús hizo, tal vez la más espectacular es la resurrección de Lázaro.  En Lucas, se relata como Jesús resucita al hijo de la viuda de Naín que lo iban a enterrar en esos momentos, pero en el caso de Lázaro ya llevaba cuatro días muerto.  La pregunta era, ¿cuán lejos y completo es el poder de Dios?  ¿Podrá llegar más allá de la tumba a los recintos del Hades y la descomposición del cuerpo?  Por si había dudas en la primera caso de resurrección, en éste segundo evento no cabía la menor duda del poder de Dios en acción.  La historia refleja como desde el principio de los eventos, Jesús sabe lo que está pasando y actúa como alguien que tiene un plan.

La familia de Lázaro era muy querida y estimada por Jesús.  Parece que en sus viajes a Jerusalén pernoctaba en su casa y siempre era bien recibido en ese hogar.  María, una de las hermanas de Lázaro, más tarde va a ungir al Señor con un perfume de nardo puro como muestra de su amor y devoción a él.  Cuando Lázaro se enferma, las hermanas mandan a avisar a Jesús, pero éste al enterarse responde: “Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.”  Los que lo rodean, no entienden, pero definitivamente que había un plan de parte de Dios.  Jesús espera dos días, y ya todo está listo para que la gloria de Dios se manifieste.

El problema de todo esto lo hemos mencionado antes.  Dios sabe cuando es el momento perfecto, nosotros no y por lo tanto nos ponemos ansiosos y nos preguntamos si él va a actuar o no.  Son muy pocos en la Biblia, que podían ver la sobrenatural mano de Dios actuando y por lo tanto se sentían totalmente confiados de la protección de Dios a su favor.  No he tenido visiones de ese tipo y por lo tanto a veces la ansiedad viene a mi corazón.  Solamente tengo que esperar su momento, porque a su tiempo, él mostrará toda su gloria y poder.

Jesús menciona algo que no es tan claro para mí.  A la pregunta de por qué va a regresar a Judea donde los líderes religiosos deseaban matarlo a pedradas, él responde: “¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él.”  Jesús responde con el tema de la luz y las tinieblas usando el viajar de día o de noche.  La luz permite viajar bastante seguro de día y las tinieblas hacen el viajar de noche peligroso.  Por lo tanto, ¿qué quiere decir?  Tal vez lo que quiere decir es que el deber es mas importante que su seguridad personal y por lo tanto él tenía que cumplir con su deber.  O tal vez quiere decir que era su trabajo y tenía que completarlo mientras era de día y no se podían tomar atajos o tratar de añadir tiempo a sus días aquí en la tierra.  Sea lo que fuera, no está tan claro el significado de sus palabras.

Jesús es la resurrección y la vida.  Esto lo demuestra resucitando a Lázaro pero lo más interesante para mí es que luego de ese milagro, los líderes religiosos deciden finalmente prenderlo para matarlo.  ¿Cómo es posible esto?  Tal vez las palabras de Caifás, que sin saberlo eran palabras proféticas de Dios, describe la razón, “Vosotros no sabéis nada; ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca.”  Jesús tenía que morir y ellos iban hacer que eso pasara.  No porque estaban actuando como marionetas de un Dios que estaba en control, sino porque en su corazón y en su sistema religioso no cabía la idea de su Dios enviando a su Hijo a la tierra para reconciliar no solo a los judíos sino a la humanidad con él.  A eso se debe la dureza de su corazón y a eso se debe que decidieran matar a aquel que era capaz de aún levantar a un muerto.

Es mi oración, que Dios no permita que mi corazón se endurezca a tal extremo que no puede reconocer a Dios cuando este actuando en el lugar donde me encuentre.  Que nunca sea piedra de tropiezo, sino que al contrario siempre sea un vaso que Dios use para derramar su bendición.

1 Comment

Filed under Juan

One response to “Juan 11: Un muerto resucita

  1. José Santana

    Amén

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s