Salmos 44: ¡Entra ya en acción!

Es importante recordar lo que Dios hizo.  Lo que si es un problema es cuando no podemos decir lo que Dios está haciendo.  No debemos olvidar, pero debemos tener una relación actualizada con Dios.  Recordar es importante, porque aumenta nuestra fe y confianza de que Dios se interesa en nosotros y que puede actuar a nuestro favor.  Sin embargo, tener la experiencia reciente permite que vivamos confiando que continuamos siendo protegidos, cuidados y amados por él.

El salmista reconoce que solamente obtendrán la victoria conforme a la voluntad de Dios.  Por eso él no va a confiar en sus fuerzas sino que le dará todo el crédito a Dios y siempre le va a alabar y darle gracias.  El problema se vuelve cuando basado en esa confianza se actúa y no se obtiene la victoria.  Uno ve al enemigo avanzar, ve cómo las cosas se complican más y más y todo parece indicar que estamos enfrentando la situación solos y Dios no aparece en ninguna parte.  Nos examínanos y nos parece que no nos hemos alejado de él y continuamos guardando sus preceptos pero no vemos a Dios actuando.  El salmista dice: “Todo esto nos ha venido, y no nos hemos olvidado de ti, y no hemos faltado a tu pacto.  No se ha vuelto atrás nuestro corazón, ni se han apartado de tus caminos nuestros pasos “  El razona: si no he hecho nada malo, ¿por qué Dios me ha abandonado?

Ese sentimiento es el que provoca el llamado a acción a Dios. Se le pide: “Despierta; ¿por qué duermes, Señor? Despierta, no te alejes para siempre . . . Levántate para ayudarnos, y redímenos por causa de tu misericordia.”  No culpo al salmista de sus sentimientos, y lo más maravilloso es que Dios los ha plasmado en sus escrituras.  Son muchas las ocasiones que nos sentimos que no hemos hecho nada para que Dios nos este castigando.

El problema está en la premisa de acción y efecto.  Pensamos que si nos portamos bien, Dios nos debe escuchar y debe hacer lo que queremos.  Deseamos que Dios se ajuste a nuestra voluntad y no nosotros ajustarnos a la suya.  Pensamos que nuestra relación con nuestro Salvador y Señor es una transacción económica.  Si compramos los servicios de un Dios con oraciones, ayunos, adoración y alabanza, él tiene que cumplir su parte con protección, seguridad, bienestar y bendiciones.  Esto no funciona así.  El día que Dios no pueda actuar conforme a lo que él quiere debido a acciones que le hemos tratado de imponer a él, ese día el dejaría de ser Dios.  Como sus siervos (esclavos), para nosotros el trabajo no es lograr hacer que Dios haga algo que yo creo que se necesita hacer, sino saber que es lo que Dios está haciendo de manera que yo pueda responder a ello y participar y disfrutar de lo que Dios hace.  A Dios nunca se le puede apresurar.  No le podemos imponer nuestras fechas límites.  Dios las conoce y actuará conforme a su voluntad y la que sea yo la voy a aceptar.  El seguirá siendo mi Dios y digno de toda mi adoración y alabanza.

3 Comments

Filed under Salmos

3 responses to “Salmos 44: ¡Entra ya en acción!

  1. cruzpm

    Amen, esto me dice que todo es en el tiempo del Señor. Lo importante es seguir preparandonos para estar listos y poder cumplir el proposito que El tiene con nosotros aunque todavia no escuchemos su voz diciendonos levantate y MARCHA. El nunca duerme solo esta esperando por nosotros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s