Salmo 49: No confíes en las riquezas

¿De qué manera uno puede hacer sentido de un mundo donde los malos se enriquecen y hasta llegan a oprimir a los buenos?  Este salmo considera el asunto y encuentra la respuesta al otro lado de la muerte.  El dinero puede hacer muchas cosas, pero no puede evitar que uno finalmente se muera.  El salmista nos dice: “Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate . . . Para que viva en adelante para siempre y nunca vea corrupción.”  Sin embargo, para el que confía en Jehová en lugar del dinero, “ . . . Dios redimirá mi vida del poder del Seol, porque él me tomará consigo.”

Estas son las palabras con sabiduría que todo el mundo debe de escuchar.  Nadie puede salvarse así mismo ni nadie puede pagarle a Dios para que le salve la vida.  El hombre no es eterno y por muy rico que sea al fin de cuentas va a morir.  No hay dinero en el mundo que pueda comprar la vida de un hombre para que viva para siempre y que nunca llegue a morir.  El único que puede hacer eso es Dios.  Él tiene autoridad sobre la vida y la muerte y puede vencer la muerte cuando él lo desee.  Pero ese regalo o don no está a la venta.  Solamente aquel que cree y confía en Dios vivirá para siempre.  Dios en su momento, por creer y tener puesta mi confianza en él, me salvará del poder de la muerte y me llevará a morar con él por toda una eternidad.

La muerte es el ecualizador más grande.  Dice el salmista que nadie se puede llevar nada, “Porque cuando muera no llevará nada, ni descenderá tras él su gloria.”  El rico y el pobre se van teniendo lo mismo al momento de dar el viaje al “mas allá”.  Si es así, ¿por qué nos esforzamos tanto en tener y retener aquello que no podemos llevarnos el día de nuestra muerte?  ¿Acaso no sería mejor poner nuestras posesiones a mejor uso?  No es que tengo que vivir alocadamente sino que debo vivir como aquél que sabe que es peregrino en esta tierra y que su nación, su pueblo, su ciudadanía es celestial.  Tal vez así viva mejor, no solamente para mi mismo, sino para Dios y para su reino.

1 Comment

Filed under Salmos

One response to “Salmo 49: No confíes en las riquezas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s