Salmo 77: Las maravillas de Dios

En los momentos que uno busca dirección o está en medio de problemas y tribulaciones, los creyentes tendemos a clamar a Dios.  Nosotros deseamos que él nos escuche pero en ocasiones hay unas voces interiores que nos hacen dudar.  A veces, mientras más uno busca, más uno duda.  El salmista lo expresa de esta manera: “Al Señor busqué en el día de mi angustia; alzaba a él mis manos de noche, sin descanso; mi alma rehusaba consuelo.  Me acordaba de Dios, y me conmovía; me quejaba, y desmayaba mi espíritu.  No me dejabas pegar los ojos;  estaba yo quebrantado, y no hablaba.”

Son esos los momentos que uno tiene que meditar y pensar en lo que Dios hizo.  La única manera de hacer crecer nuestra fe es oyendo y recordando las proezas de Dios, tanto las que ha hecho con su pueblo como las que ha hecho con nosotros. “Me acordaré de las obras de JAH; sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas.  Meditaré en todas tus obras, y hablaré de tus hechos.”  El salmista sabía que eso era lo que tenía que hacer, cuando parece que no hay respuesta ni solución, hay que pensar en el Señor y recordar como él ha sido fiel a través de los años, para que nos sintamos nuevamente confiados que Dios ha su tiempo, ha de responder.

Las dudas siempre vienen,  uno se pregunta si ha pecado, si ha hecho lo malo delante de Dios, si será que uno se está alejando de la perfecta voluntad de Dios.  El salmista tenía preguntas similares que hacerle  a Dios cuando dice:  “¿Desechará el Señor para siempre, y no volverá más a sernos propicio?  ¿Ha cesado para siempre su misericordia?  ¿Se ha acabado perpetuamente su promesa?  ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia?  ¿Ha encerrado con ira sus piedades?”  ¿Quién de nosotros en los momentos difíciles de nuestra vida no se ha hecho preguntas similares?  ¿Quién en su vida puede decir que nunca ha dudado?  Yo he tenido las mías pero Dios ha estado allí para tomarme y llevarme nuevamente al lugar de la fe y de la seguridad en Cristo.  Porque al fin y al cabo, “¿Qué dios es grande como nuestro Dios?”

Hay muchas cosas en mi vida de las cuales no estoy seguro pero si hay algo que sí sé es, “Con mi voz clamé a Dios, a Dios clamé, y él me escuchará.”  ¡Escúchanos, Dios nuestro!

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s