Salmo 106: La rebeldía de Israel

“Alabad a Jehová, porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia.”  Tal vez esta es una de las grandes verdades de las escrituras.  Dios es bueno, a pesar de nuestras rebeldías, porque para siempre es su misericordia.  Por eso nunca debemos de olvidar, las grandes obras que Dios ha hecho en nuestras vidas.  El salmista expresa su deseo de que Dios tenga compasión de él cuando Dios esté mostrando su bondad para con su pueblo.  “Acuérdate de mí, oh Jehová, según tu benevolencia para con tu pueblo”.  Desea ser parte del pueblo de Dios y gozar de sus bendiciones colectivas pero también desea recibir unas personales.  No por egoísmo sino porque al Dios bendecir a los individuos también el pueblo de Dios se beneficia.

El problema básico no es que Dios no deseara bendecir, sino que el pueblo de Israel se alejara y apartara de Dios.  Tenemos una corta memoria cuando se trata de las bendiciones de Dios.  Ni nos acordamos de lo que pasó ayer.  Por eso pecamos y tenemos que refugiarnos en la misericordia de Dios para poder nuevamente acercarnos a él.  Vez tras vez, Israel se apartaba y Dios volvía a traerlos a sus caminos. “Muchas veces los libró; mas ellos se rebelaron contra su consejo, y fueron humillados por su maldad”  ¿Hasta cuando podemos continuar siendo rebeldes a Dios?  No somos mejores que ellos, pero es que necesitamos siempre buscar de Dios.

Dios pone líderes en su pueblo para que intercedan delante de él y los libren de la justa ira de Dios.  Moisés lo hizo pero la expresión suprema de esto lo es Jesucristo que fue propiciación de nuestros pecados.  No sólo intercedió sino que fue el sacrificio dado en nuestro lugar.  ¡A él sea toda la gloria!

Cuando los israelitas alababan a Dios, sus pensamientos se volvían naturalmente hacia la época en que Dios (mediante Moisés) los había librado de la esclavitud y les había dado una patria propia.  “Entonces creyeron a sus palabras y cantaron su alabanza”.  En esto ellos veían la misericordia sin límites de Dios.  Ellos no habían hecho nada para obtener su libertad; Dios lo había hecho todo.  De la misma manera, los cristianos vuelven ahora sus ojos hacia la muerte y resurrección de Jesús, que nos libró de la esclavitud del pecado.  Debemos también cantar alabanzas a su nombre.

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s