Salmo 108: Mi corazón está dispuesto

¿Para qué está dispuesto mi corazón?  ¿Para qué está dispuesto el tuyo?  Es una pregunta que no me había hecho antes desde la perspectiva del corazón.  Tal vez la puedo ver desde la perspectiva de, ¿en qué mi corazón esta firme?  Mi corazón está firme en servir a Dios.  El deseo de mi corazón, de mi alma y de mi espíritu es servir a Dios conforme a su voluntad.  Dios me ha dado tanto, me ha amado tanto, que lo único que puedo pensar es en servirle y hacer su voluntad.  Estando perdido, él me salvó; en peligro, me rescató; desorientado y él me dio dirección y propósito y por eso lo único que puedo hacer es servirle, cantarle himnos y alabarlo con toda mi alma.  “Te alabaré, oh Jehová, entre los pueblos; a ti cantaré salmos entre las naciones.”

Nosotros podemos aprender aquí, como alabar a Dios de uno que era un maestro en esto, David.  Tenemos que alabar a Dios con un corazón dispuesto.  Nuestro corazón tiene que ser parte de la alabanza y tiene que estar envuelto en ella.  No podemos permitir que nuestra mente y pensamientos comiencen a irse a otros sitios, sino que estén concentrados en el propósito de nuestra adoración y respeto.  Tenemos que adorar y alabar a Dios cada día con libertad, buscando nuevas maneras de expresar lo que él ha hecho por nosotros.  No debe ser repitiendo la misma formula, porque pierde su significado, sino con expresiones nuevas de cánticos y alabanzas a nuestro Dios.  Desde temprano en la mañana, nuestros pensamientos tienen que elevarse a Dios en agradecimiento por lo que él ha hecho, hace y hará.

Es tan grande su misericordia, que Dios merece ser exaltado por toda la eternidad.  El vive para siempre, su amor es más inmenso que el cielo y toda la tierra se cubre de su gloria.  Por eso, aunque físicamente podemos estar solos, sabemos que no es así.  Él nunca nos abandonará y siempre estará a nuestro lado.  Él es fiel y para siempre es su misericordia y bondad para con su pueblo.  Dios siempre me guiará a la victoria.  Esta victoria no es necesariamente en términos humanos sino en los divinos.  Nuestros enemigos espirituales desean destruirnos pero el Señor siempre está a nuestro lado como poderoso gigante.  Por eso es que “En Dios haremos proezas, y él hollará a nuestros enemigos.”  Ó como dice la versión DHH, “Con la ayuda de Dios haremos grandes cosas; ¡él aplastará a nuestros enemigos!”  Eso suena bien contundente, ¡Aleluya! ¡Señor, enséñame a confiar y a no dudar que con tu ayuda, siempre saldremos victoriosos!

4 Comments

Filed under Salmos

4 responses to “Salmo 108: Mi corazón está dispuesto

  1. José Santana

    Amén y Amén.

  2. Lizzette Medina

    Me uno a tus palabras de alabanza a Dios y digo también Amén!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s