Salmos 110 y 111: Dios tiene cuidado del rey y su pueblo

Dos títulos interesantes, “Jehová da dominio al rey” y “Dios cuida de su pueblo”.  ¿Se podrá decir que Dios cuida de su pueblo a través del dominio que le da al rey?  El primero es un salmo de David y su primer verso, “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”, es citado en varios versos de las escrituras.  Esto es siempre en referencia a Jesucristo.  Él es quien se sentó a la diestra de Dios y nos bendice e intercede por nosotros.  Jesús cuando cita este salmo, le demuestra a los judíos que el Mesías no sería solamente un líder militar, como muchos líderes judíos esperaban.  David, al llamar a su descendiente como “mi Señor”, implica algo más que su linaje real porque si fuera solamente su descendiente humano, no se dirigiría a él con tanto respeto.

El salmo se refiere al rey terrenal pero también se refiere al Hijo de Dios, Rey de reyes.  Pero eso, el verso que nos dice: “Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec”, no se puede referir a otro que no sea a Jesucristo.  Eso lo corrobora el autor de la epístola a los Hebreos.  Melquisedec, es como un personaje fantasmagórico, solamente se menciona tres veces en las escrituras, pero tiene una gran importancia.  Abraham mismo lo honra, pero no vuelve aparecer en las escrituras hasta que David lo menciona en este salmo, relacionándolo al Mesías.  En Hebreos se habla de él en varios sitios, dándole un gran significado.

Los líderes del pueblo de Dios eran profetas, sacerdotes ó reyes.  Los profetas decían la verdad, revelando la justicia de Dios.  Los sacerdotes representaban a Dios ante el pueblo y el pueblo ante Dios.  Los reyes gobernaban en nombre de Dios y tenían que poner la justicia moral y legal en funcionamiento por ser los jefes del gobierno.  Estos procedían de una tribu diferente a la de los sacerdotes.  Sin embargo, el Mesías iba a ser un rey perfecto, que gobierna con justicia, un profeta perfecto que revela la verdad de Dios y un sacerdote perfecto que une a Dios con el pueblo.  Sólo Jesús pudo hacer esto, cómo Melquisedec que fue rey y sacerdote, él es el único que nos puede acercar a Dios.  Así, que de cierta manera, a través del dominio y autoridad que Jehová le dio a Jesús, él nos esta dando quien nos defienda y nos cuide.

El segundo salmo nos dice: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.”  O como lo dice la TLA “Si alguien quiere ser sabio, que empiece por obedecer a Dios.  Quienes lo hacen así, demuestran inteligencia.  ¡Dios merece ser siempre alabado!”  Yo quiero mostrar inteligencia, yo quiero obedecer a Dios.  Aunque en el mundo nos digan locos o fanáticos, deseo que mi norte sea Cristo y mi compás, sus escrituras.  Al fin y al cabo, las obras del Señor son grandes, y quienes las amamos, las estudiamos.  Tenemos que tener esto en cuenta para cuando decidamos ordenar nuestras vidas y ser serios en la búsqueda de Dios.

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s