Salmo 119: La palabra de Dios

Por esta ocasión y ante un salmo tan bello, meditaré en las escrituras que he escogido y que ellas hablen por sí solas.

“Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley de Jehová.  Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan.”

“Quisiera obedecer tus mandatos de la mejor manera, así, nunca me sentiré avergonzado al estudiar tus mandamientos.(PDT)”

“¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra . . . En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.”

“Hazme entender el camino de tus mandamientos, para que medite en tus maravillas . . . Aléjame del camino de la mentira y guíame con tus enseñanzas. (PDT)”

“Señor, enséñame el camino de tus leyes, pues quiero seguirlo hasta el fin.  Dame entendimiento para guardar tu enseñanza; ¡quiero obedecerla de todo corazón!(DHH)”

“Guardaré tu ley siempre, para siempre y eternamente.  Y andaré en libertad, porque busqué tus mandamientos.”

“Para mí vale más la enseñanza de tus labios, que miles de monedas de oro y plata.”

“SEÑOR, yo sé que tus órdenes son justas y que fue necesario que me castigaras, pero ahora te pido que me consueles con tu fiel amor, tal como me lo prometiste.  Ayúdame a obedecer de corazón tus mandatos para que nunca tenga que sufrir pena y humillación. (PDT)”

“Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos, porque con ellos me has vivificado.  Tuyo soy yo, sálvame, porque he buscado tus mandamientos.”

“¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!  Más que la miel a mi boca.”

“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino . . . Siempre me esforzaré por obedecer tus mandatos hasta el final.(PDT)”

“Por eso he amado tus mandamientos más que el oro, y más que oro muy puro.  Por eso estimé rectos todos tus mandamientos sobre todas las cosas, y aborrecí todo camino de mentira.”

“La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.  Mi boca abrí y suspiré, porque deseaba tus mandamientos.  Mírame, y ten misericordia de mí, como acostumbras con los que aman tu nombre.”

“Clamé con todo mi corazón; respóndeme, Jehová, y guardaré tus estatutos.  A ti clamé; sálvame, y guardaré tus testimonios.  Me anticipé al alba, y clamé; esperé en tu palabra.”

“Mira mi aflicción, y líbrame, porque de tu ley no me he olvidado.  Defiende mi causa, y redímeme; vivifícame con tu palabra.”

“La mentira aborrezco y abomino; tu ley amo . . . Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo.”

“Yo anduve errante como oveja extraviada; busca a tu siervo, porque no me he olvidado de tus mandamientos.”

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s