Salmos 122 y 123: Vamos al templo del Señor porque de ti dependemos

“Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.”  ¿Cuándo fue la última vez que nos sentimos así?  Cuando joven, disfrutaba mucho el ir a la iglesia.  No era sólo lo espiritual, sino también el compañerismo, amistades, los hermanos y todo lo demás que me hacía desear ir a la casa del Señor.  Según pasaron los años, esa actitud fue cambiando, deje de sentirme mal si no iba, y aunque nunca deje de asistir con frecuencia, las excepciones lentamente fueron aumentando.  He descubierto que nuestro deseo de ir a la casa de Dios, participar junto a los hermanos del servicio, y el deseo de alabar y glorificar el nombre de Dios tiene una relación directa a la condición de mi vida espiritual.  Si no quieres ir a la iglesia y estar con los hermanos tienes que examinarte tu temperatura espiritual no sea que te estés enfriando.

El salmista habla de cómo el estuvo en Jerusalén y la manera que el pueblo se unió para alabar el nombre de Dios.  Reconoce la autoridad que emana de la ciudad de David y como se puede buscar que se haga justicia allí.  Es claro que si hay paz en Jerusalén, toda la nación se beneficia, y todos son prosperados.  Allí esta la casa de Dios y por lo tanto todos deben desearle bien.  “Por amor a la casa de Jehová nuestro Dios buscaré tu bien.”   Es mi petición que mi deseo de estar en la casa de Dios aumente cada día y que siempre disfrute el estar en su casa junto a mis hermanos.

El segundo salmo, que también se cantaba según se iba hacia la ciudad para las fiestas sagradas,  es una oración pidiendo misericordia a Dios.  El salmista dice: “Como un esclavo está pendiente de la mano de su amo, como los ojos de la esclava están pendientes de la mano de su ama, así estamos pendientes del SEÑOR nuestro Dios, esperando que nos tenga compasión. (PDT)”  Se desea la misericordia de Dios pero también se ve la persistencia y paciencia del salmista que esta buscando ser bendecido por Dios.  Estamos seguros que el va a ser misericordioso, lo que no sabemos es a que tiempo.  Tenemos que confiar que sucederá en el tiempo de Dios.

Leave a comment

Filed under Salmos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s