Salmos 131 y 132: Confiando en Dios como un niño

En los salmos en ocasiones vemos imágenes que en pocas palabras nos presentan un estado emocional o de ánimo que es más efectivo que 1,000 palabras. Este es uno de esos casos. El salmista nos dice: “Señor, no es orgulloso mi corazón, ni son altaneros mis ojos, ni voy tras cosas grandes y extraordinarias que están fuera de mi alcance. Al contrario, estoy callado y tranquilo, como un niño recién amamantado que está en brazos de su madre. ¡Soy como un niño recién amamantado! (DHH)” Pienso en mis hijos cuando bebes, luego de haber sido alimentados, se dormían con una cara de satisfacción y paz que era envidiable. De eso es que habla el salmista. Él básicamente esta diciendo que no se cree más que nadie, no desprecia a nadie, no dice que es mejor que otros, ni que es capaz de caminar sobre el agua. El alega que espera en Dios y que por eso está tranquilo. Yo deseo estar tranquilo como un niño que acaba de ser alimentado. Deseo aprender a esperar en Dios, pacientemente esperar que sea en su tiempo y no en el mío, cuando él quiera y no cuando a mi me parezca. Quiero servirle, deseo alabarle, glorificar su nombre y al fin descansar en sus brazos como un niño que acaba de ser alimentado.
Dios le hizo promesas a David y todo lo que él le prometió se va a cumplir. Sin embargo, el salmista en esta ocasión desea acordarle a Dios lo que le prometió a David. David prometió a Dios un santuario, un lugar que fuera la casa de Dios y buscó el arca y la trajo a Jerusalén pero Dios también le hizo promesas a David. Dios no necesita que le acordemos lo que él ha prometido pero nosotros sí necesitamos recordar. Porque de esa manera aumentamos nuestra fe y comenzamos a creer que Dios a su tiempo va a actuar. El salmista no lo vio pero nosotros si podemos apreciar que de la simiente de David vino el rey que se sentó en el trono de David por la eternidad.

3 Comments

Filed under Salmos

3 responses to “Salmos 131 y 132: Confiando en Dios como un niño

  1. Lograr estar quietos y callados, confiando en la provision de Dios cuesta a veces, pero Dios quiere que demostremos nuestra absoluta confianza en el a pesar de las circunstancias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s